Economía y Negocios

Alzan banderas negras en la Región del Bío Bío por regulación de captura de jibia

La iniciativa, a poco de convertirse en ley, busca prohibir la pesca industrial de la especie, otorgando su explotación a los pescadores artesanales en su totalidad.

Por: César Herrera | 06 de Diciembre 2018
Fotografía: La Tercera

El subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme, fue recibido en el aeropuerto Carriel Sur la semana pasada con una serie de banderas negras, en signo de protesta por el malestar presente entre los trabajadores industriales de la pesca de la Región del Bío Bío.

La razón es el avance que ha tenido en el Congreso la iniciativa que busca prohibir la pesca industrial de la jibia, otorgando la explotación de la especie a los pescadores artesanales, y que está próxima a convertirse en ley tras el rechazo de las 12 indicaciones presentadas en octubre.

Este cambio traería un fuerte impacto en el empleo de la región. Por este motivo, está prevista para este viernes una reunión formal entre ejecutivos de las grandes pesqueras y sus trabajadores, donde se platicará respecto a cómo se abordarán los efectos de la tramitación del proyecto, consignó La Tercera.

Reacciones

Ante este marco, el presidente del sindicato de Capitanes de Pesca, Juan Carlos González, sostuvo que “existe una tremenda preocupación por la situación laboral. En un plazo de menos de 20 años la ley de pesca va por su cuarta modificación. En todas ellas siempre ha estado presente el factor económico e ideológico, pero jamás ha estado presente la expresión social, que ha destacado la FAO”.

A su vez, a través de una carta a sus trabajadores, el gerente general de Blumar, Gerardo Balbontín, explicó que “hemos embanderado nuestras instalaciones de negro, como una señal de protesta por la falta de diálogo, y para dejar pública constancia del descontento de todo nuestro sector ante la sordera y ceguera de nuestro Congreso en materia de pesca”.

“No bajaremos los brazos y seguiremos buscando los espacios que existan para expresar nuestro malestar. Defenderemos sus derechos a trabajar en esta industria que ha aportado tanto al país. Privarnos de la captura de jibia, es privar a miles de familias de su fuente ingresos. Es privar a miles de personas, empleadores y colaboradores, de su derecho a trabajar sólo por el capricho político de unos pocos”, advirtió el ejecutivo.

Por su parte, el presidente de la Confederación Nacional de Federaciones de Pescadores Artesanales de Chile (Confepach), Marcelo Soto, sostuvo que “los recursos son de todos los chilenos, no de un grupo de pescadores artesanales ni de industriales. Si la protección del recurso significa restricción, todos estamos de acuerdo que tenemos que restringirnos, eliminando los artes nocivos que afectan no sólo a la pesca de la jibia, sino que también a otras especies, porque estas empresas hacen arrastre”.

A esto sumó que “estamos a favor de la sustentabilidad del recurso y todos debiéramos apuntar hacia allá. No debemos tener miedo en cuanto a las restricciones que se pudieran aplicar. Hemos perdido más del 60% de las pesquerías que están colapsadas”.

Para el Presidente Federación Pescadores Artesanales (Ferepa), Hugo Arancibia, “el tema de la jibia es muy complejo desde el punto de vista de cómo se ha planteado. A juicio de nosotros hay un tema más bien político que técnico y no se ha podido llegar a concordar una propuesta que permita trabajar tranquilamente”.

Asipes y Economía

Según la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), mantienen una lejana relación con el ministerio de Economía, afirmando que han sido rechazadas en tres ocasiones las reuniones solicitadas con el ministro José Ramón Valente a través de la plataforma de Ley de Lobby. En ellas se buscaba analizar los efectos económicos de las regulaciones que se están impulsando.

Por su parte, desde el Ministerio de Economía sostuvieron que “han llegado dos solicitudes de audiencia de Asipes al ministro. El 8 y 10 de agosto pasado, las dos derivadas al subsecretario de pesca. Es importante aclarar que las solicitudes no fueron rechazadas, sino derivadas”.

Etiquetas