Cultura y Espectáculos

Corcudec presentará la ópera Madama Butterfly en el Teatro del Biobío

La obra del italiano Giacomo Puccini toma un nuevo aire e impulso con esta versión de Corcudec, que si bien mantiene su esencia, toca temáticas plenamente vigentes y contemporáneas a nuestra sociedad. Drama lírico que será llevado a escena en el Teatro Biobío.

Por: Mauricio Maldonado | 11 de Agosto 2019
Fotografía: Cedida

Hace poco más de diez años que fue la última vez que los penquistas tuvieron la oportunidad de ver y disfrutar en la ciudad “Madama Butterfly”, obra fundamental del repertorio lírico mundial del italiano Giacomo Puccini, que este próximo 20, 22 y 24 de agosto Corcudec nuevamente estrenará, pero en una versión más contemporánea y sobre el escenario del Teatro Biobío.

“Ha sido una bonita responsabilidad el de poder reconectar con esta historia, que es una tragedia femenina. Razón por que quise buscar una mirada un poco más contemporánea de este argumento que, básicamente, no es una historia que sólo le ha pasado a gente de otras épocas y otras culturas. Es muy atingente a nuestra era, con personajes que el público pueda reconocer que existen en nuestra sociedad, y con temáticas como la violencia de género, el machismo, diferencia de clases, entre otras que están muy latentes en nuestros días”, subrayó Christine Hucke, directora de escena del montaje.

Un sello o toque más actual que se hará notar en el vestuario, es decir,  “se mantienen estéticas japonesas, se contará la historia tal cual es, solamente que se ha buscado por medio del vestuario contextualizar dentro de nuestra sociedad a los personajes que van contando o narrando esta historia”, explicó Hucke.

Esta visión más vanguardista, tiene mucho que ver con el trabajo desarrollado por la arquitecto Marianela Camaño, quien contó al respecto que “el primer acto completo, que es la boda Butterfly con Pinkerton está pensada como súper de época, que a parte de ellos están las geishas y  los familiares que recuerdan un poco a la cultura japonesa en cuanto a las vestimentas, kimonos y todo eso, pero igual hay algunos guiños más contemporáneos. Por ejemplo, las telas o tipos de tocados que utilizamos son más minimalistas, lo mismo que la ropa del pueblo, que es el coro en este caso”.

Palabras a las que añadió que “se mantiene en este acto lo de un japón más tradicional, pero desde el segundo en adelante se contextualiza más en una época actual, como de los años 2000 en adelante, por situarnos en algún año”.

Un gran elenco y producción

Para dar vida a esta ópera, que cuenta a grandes rasgos las pasiones exóticas de la geisha Cio-Cio San y el teniente Pinkerton, en la Nagasaki del siglo XX y de estrictas tradiciones, como el matrimonio arreglado, por ejemplo, cuenta aparte de Camaño y Hucke con un elenco nacional e internacional de primer nivel. Madama Butterfly será protagonizada por la soprano argentina Mónica Ferracani, el tenor Luis Olivares en el rol de Pinkerton, el barítono penquista Christian Senn como Sharpless, y la mezzosoprano argentina Florencia Machado, en el papel de Suzuki. Además de los penquistas Ricardo Seguel, como Bonzo, Leonardo Navarro en el papel de Goro y el barítono Pablo Castillo como el príncipe Yamadori.

Todos ellos acompañados del Coro y Orquesta UdeC, la cual estará bajo la dirección musical del maestro italiano Lorenzo Tazzieri, actual director principal de la ópera de Tokio y quien por primera vez visita nuestro país.

“Como una particularidad a destacar es que tiene mucha participación femenina, es decir, casi la mitad de las intervenciones del coro son de las geishas, que no es algo común en las óperas. Habitualmente son coros mixtos o incluso el predominio de voces masculinas. Esta en ellas la dificultad de encarnar un personaje que es muy contenido, siendo que el canto es todo lo contrario”, señaló Carlos Traverso, director del Coro UdeC.

A lo que completó que “es fácil lograrlo musicalmente, pero es difícil alcanzarlo en el escenario con el personaje, porque es como tratar de salir bailando y no poder. Y tenemos en el final, entre el segundo y tercer acto, el famoso coro mudo, que es una belleza, pero muy difícil de cantar, ya que es muy exigente con los agudos”.

Este montaje fuera de enmarcarse en el mes de la lírica para Corcudec, viene a ser uno de los puntos altos de la celebración por los 100 años de la UdeC. También, implicó un esfuerzo grande de producción y alianza con el Teatro Biobío, preparación y gestión que significó más de un año de trabajo.

Las entradas, disponibles en ambos teatros o a través de la web de Corcudec y TicketPlus, van de los 15 mil a los 35 mil pesos.

Etiquetas