Cultura y Espectáculos

Norton Maza: “Me interesa que el espectador sea un personaje más de la obra”

Por: Mauricio Maldonado | 07 de Enero 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

La destacada figura del arte contemporáneo fue el invitado de honor del ciclo Activa tu Presente con Memoria. Oportunidad en que habló sobre parte de su trayectoria y de su vida artística, la cual ha traspasado las fronteras nacionales.

Ni revolucionario ni rupturista. Norton Maza se define en el sentido conceptual simplemente como un “artista que utiliza los lenguajes de la realidad. De ahí voy instaurando temas y todo lo demás”.

La reconocida figura del arte contemporáneo nacional fue el invitado de honor del ciclo Activa tu Presente con Memoria, iniciativa que se desarrolla por segundo año consecutivo en el marco de la Escuela de Verano UdeC. Allí, Maza se refirió a sus obras, presentó un libro con un compendio de ellas y hablo sobre “Arte, comunidad y globalización”.

“Esta es la primera vez que llego a Concepción, no me habían invitado ni siquiera como turista (risas). Siempre es importante presentar lo que uno hace y asociarlo un poco con la vida, de los vínculos de ese trabajo con mis vivencias personales, lo que en muchos casos está ligado a lo que ha pasado en Chile o lo que acontece a nivel global. Realmente es estimulante el poder realizar algunas presentaciones y compartir las experiencias locales, dialogar es sumamente constructivo”, comentó el artista.

El oriundo de Lautaro, región de la Araucanía, se vale de las diversas posibilidades que ofrecen las artes visuales, abordando sus inquietudes desde la fotografía, pasando por la escultura hasta las instalaciones.

“Nunca he tenido una definición en particular, muchos reconocen mi trabajo por el lado escultórico y de las instalaciones, pero apunto más allá, ya que también profundizo en la acuarela y un sinfín de soportes para hablar de temas de mi interés. Entonces, no me enfoco en nada en particular, un artista visual en términos generales, de cómo voy desarrollando los temas en función con cada técnica, cada técnica me permite desarrollar una idea de forma distinta”, expresó Maza.

Con una larga trayectoria y múltiples exposiciones -”Geografía del olvido”, “El rapto”, “Deep Impact”. “Del paisaje y sus reinos”, por nombrar algunas- se le hace difícil el elegir una como su favorita o clasificarlas de acuerdo a lo complejo de su ejecución.

“En general, son piezas que generan un golpe, una especie de garrotazo en que luego vienen los contenidos. Cada obra tiene su particularidad y su desafío, su impronta propia. Son muchas obras que hablan de distintas maneras y que tienen ciertos espectadores, pero no tengo una obra en particular como favorita o especial. En realidad, la propuesta general es la que cautiva”, apuntó el artista.

A lo que completó que “siempre tomo elementos, incluso de la historia del arte, hago citas o escenografía recreando, por ejemplo, elementos del barroco. No estoy creando una tendencia, sólo hago mi trabajo”.

Integrar y dialogar

El humor negro y lo lúdico son elementos repetitivos y recurrentes en la obra de Maza, utilización que va   en pos de integrar y hacer cercano su trabajo con los espectadores.

“Soy una especie de adulto niño, que juega con el drama de los ancianos (risas). En mi caso, me interesa mucho lo didáctico para transmitir un mensaje, y también está presente el humor. Este humor dentro de algunas obras, que es en evidencia sarcástico, permite acercar el espectador a la obra, hacerlo partícipe. Me interesa que el espectador sea un personaje más de la obra, integrarlo. Es importante el diálogo con quien ve mi trabajo y que sea algo transversal, es decir, no es una obra que hago para un determinado público o espectadores especializados del mundo del arte. Sería una ‘lata’ terrible, lo hago porque lo disfruto y lo comparto, y ahí se generan diálogos”, confesó.

En ese sentido, agregó además que “igual de interesante es generar diferencias, por ejemplo, cuando hice ‘El paisaje y sus reinos’, donde aparece Cristo. Hubo gente que visitó la muestra y que era muy católica, pero llegamos a un punto de conversación muy rico, pues se logró ir hasta el tema de fondo, que no era la fe sino la estructura en torno a aquello”.

Más allá de este debut en tono de diálogo en la capital regional,  el artista contemporáneo reconoce que para él sería interesante llegar con una de sus propuestas a algún espacio de la zona, aunque aseguró que “sería aún más interesante que la obra se geste allí y no que sea un residuo de lo que pasa en Santiago, como artistas que hacen una exposición grande en la capital y luego van a regiones con sólo algunos fragmentos. Es como hacer una especie de residencia, eso sería lo ideal y también aporta a la descentralización de la cultura, algo de lo que tanto se habla hoy en día”.

Etiquetas