Editorial

El nuevo énfasis en las habilidades blandas en el mundo laboral

Si bien es cierto muchas habilidades humanas están siendo reemplazadas por máquinas robóticas, se abre un nuevo nicho para los recursos humanos, ya que las personas aún tienen una ventaja competitiva sobre la tecnología: la habilidad de entender a otras personas.

Por: Editorial Diario Concepción | 26 de Junio 2019
Fotografía: Pexels

No cabe duda alguna que el mundo laboral está siendo sometido a un cambio profundo, la nueva revolución industrial está teniendo un impacto notorio en todas las organizaciones. No se trata solamente del antiguo conflicto entre el capital y el trabajo, sino en el diseño mismo del área productiva, de las tareas por cumplir y el papel que en ellas juegan los que trabajan.

Se define actualmente un mundo progresivamente automatizado, en el que  las tareas dependen cada vez más de la tecnología y la robótica, a lo cual se agrega una variable que ha tenido hasta aquí un perfil bajo, pero que emerge ahora con mucha fuerza; las habilidades blandas, que aparecen como la nueva condición esencial en el universo laboral.

Las habilidades duras o hard skills tienen el mismo significado de siempre:  son el conjunto de conocimientos y habilidades específicas que una compañía busca y mide en sus candidatos,  son el opuesto de las habilidades duras: cualidades relacionadas con la interacción social, mucho más intangibles y elusivas. En resumen, las hard skills es aquello que una persona sabe hacer, sus habilidades y destrezas, mientras que las soft skills tienen que ver con el cómo actúa.

La tecnología y su permanente desarrollo, en prácticamente todos los campos laborales, resultan en el  acortamiento de la vida útil de las habilidades y conocimientos de un trabajador. La necesidad de fortalecer las habilidades blandas es obvia en aquellas profesiones y labores donde están cotidianamente involucradas las relaciones interpersonales, o en aquellas donde la comunicación resulta imprescindible y crítica, pero está ocurriendo incluso en industrias en donde podría parecer inesperado e innecesario.

Si bien es cierto muchas habilidades humanas están siendo reemplazadas ventajosamente por máquinas robóticas, con un progresivo aumento de complejidad y amplitud, también y casi por contraste, se abre un nuevo nicho para los recursos humanos. Tal parece que las personas aún tienen una ventaja competitiva y fundamental sobre la tecnología: la habilidad de entender a otras personas. Un estudio bastante reciente realizado por LinkedIn a 291 directores de recursos humanos de Estados Unidos concluyó que para los reclutadores es fácil encontrar a personas con conocimientos y habilidades en sus áreas de conocimiento, pero es difícil encontrar a personas con las habilidades blandas o sociales necesarias para sus puestos laborales.

Entre las 10 habilidades blandas más demandadas por los empleadores se alude a buena comunicación y organización, trabajo en equipo, puntualidad, pensamiento crítico, creatividad, habilidades interpersonales, adaptabilidad, y personalidad amigable. Valorándose de igual manera la responsabilidad, la honestidad, el compromiso y las actitudes proactivas a la hora de resolver problemas y generar ideas innovadoras que ayuden a impulsar el crecimiento de la organización.

La relación de estas habilidades pone de manifiesto características faltantes en  empresas que, al no haber puesto atención en este aspecto de la gestión, ven aparecer conflictos  que entorpecen la productividad y enturbian el ambiente laboral, con un  costo difícil de estimar, pero por lo general gravoso. Reflexionar sobre este particular asunto, en todas partes, parece ser cada vez más urgente y necesario.

Etiquetas