Economía y Negocios

En la Región del Bío Bío el 60% de los ocupados trabaja más de 45 horas

Según datos de la entidad, 450.420 personas, de 752.720, están en esa categoría de horario. Hoy está en debate la reducción a 40 horas, lo cual es rechazado por el gobierno y el comercio.

Por: Felipe Placencia | 08 de Agosto 2019
Fotografía: Carolina Echagüe M.

El debate respecto a bajar las 45 horas legales a 40 concita especial interés en todos los sectores. Desde los trabajadores, políticos, empresarios y economistas.

Actualmente, la normativa vigente indica que una persona no debería exceder las 45 horas de trabajo, siendo no más de 10 al día, en el caso que tenga algún tipo de contrato.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas Bío Bío, en su último informe en materia de empleo, reveló que del total de 752.720 ocupados, 450.420 personas rinden más de 45 horas. Es decir, estos corresponderían al 60%.

Eso sí, no se detalla cuántos de estos, que exceden lo permitido, lo hacen como dependientes o como independientes.

Horas efectivas

En lo que se refiere a las horas efectivas que se trabajan a nivel global, los números se relajan a nivel general.

“El promedio de horas efectivas trabajadas bajó 3,5%, situándose en 37 horas”, reveló el INE Bío Bío.

Y según género, “el promedio fue 39,1 horas para los hombres y 33,9 horas para las mujeres”, acotó la entidad gubernamental.

De ahí que muchos estimen que en la práctica se deba regular un formato que se asocia también a productividad y efectividad. La diputada Gael Yeomans, presidenta de la Comisión del Trabajo, sostuvo hace unos meses que cuando se bajó de 48 a 45 horas, el país mejoró en su rendimiento.

Andrés Oreña P.

Visto bueno

De hecho, la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados aprobó, en general, el proyecto que reduce la jornada laboral a 40 horas, tras siete votos a favor y seis abstenciones en la jornada del 24 de julio.

“Es un tema muy anhelado por los trabajadores, que tiene que ver con los 18 millones de chilenos y, obviamente, tenemos una responsabilidad y una invitación en la cual yo acepto participar”, declaró uno de los diputados que levantó el dedo de aprobación, Gabriel Silber (DC).

Tras ello, el ministro del ramo, Nicolás Monckeberg, opinó rápidamente: “Creo que es inadmisible”. Esto, porque la iniciativa, a su juicio, tendría falencias, sobre todo, de redacción.

Consideraciones y rechazos

En la Región del Bío Bío, la idea de reducir la jornada laboral tiene detractores. Uno de ellos es el presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Concepción, Arturo Della Torre, quien e reiteradamente ha dicho que la medida, de efectuarse traerá consecuencias.

“Para suplir esas horas, deberemos incurrir en un costo adicional, lo que claramente no lo podemos sacar de nuestro bolsillo, sino de los productos”, ha declarado.

Es por ello que el académico de la UBB e investigador de Corbiobío, Ariel Yévenes, estimó que de llevarse a efecto, debe ejecutarse, de manera tal, que no cause inconvenientes en el sistema productivo.

“En el caso de Chile, es sabido que aún adolecemos de productividades acotadas y, por tanto, en caso de emprenderse una medida como la propuesta, creo, debiera pensarse en marco de consideración de dos elementos importantes, que dicen relación con que dicha medida se vaya aplicando gradualmente, de tal manera que el mercado lo vaya internalizando, además, de manera paulatina. Y, por otra, desarrollar un proceso paralelo de fuerte apoyo a la capacitación, de manera tal que en el transcurso de su aplicación, las productividades se vayan ajustando sin que consecuencialmente se vean afectados los niveles de empleo, salarios y competitividad, especialmente, en el caso de las empresas más pequeñas”, aseveró el especialista.

Y añadió otros aspectos: “En el caso de nuestra Región, parece clave, máxime cuando en muchas oportunidades se ha resaltado lo ajustados que se encuentran los ingresos familiares o que incentiva a muchos trabajadores a tener que desarrollar actividades económicas paralelas, que tiendan a complementar ingresos. En efecto, una medida como la descrita, sin los procesos de ajuste adecuados, pueden derivar en un impacto a la baja en los salarios. Consecuentemente a que ese incentivo desarrolle actividades complementarias”.

En tanto, el seremi de Economía Bío Bío, Mauricio Gutiérrez, rechazó de plano la reducción de horas. “ A los parlamentarios que están legislando, les invitaría a conversar con las Pequeñas y Medianas Empresas. Una reducción de 45 a 40 horas semanales, resulta, de verdad, un drama. Nosotros, como gobierno, tenemos que pensar en mantener y crear empleos. En velar por un mecanismo económico. En ese sentido, nosotros somos defensores de la Pymes y a ellas les afectaría fuertemente”.

Etiquetas