Economía y Negocios

Protocolos de emergencia en caso de naufragio económico

Por: Diario Concepción | 13 de Junio 2019
Fotografía: Sólo un punto trajo Universidad de Concepción en su visita a la Región de Los Ríos. El Campanil no pudo capitalizar sus opciones y se tuvo que conformar con deslucido 0-0 ante Deportes Valdivia, en el duelo de ida de la segunda fase de Copa Chile. Los dirigidos por Francisco Bozán se adjudicaron la posesión […]

Renato Segura
CERREGIONAL

El titular de la cartera de Hacienda “duerme como un niño” frente a la tormenta de expectativas de menor rendimiento económico al esperado. Tal vez con el ánimo de evitar una suerte de profecía autocumplida, mantiene su convicción en una fuerte recuperación de la economía. En contrapartida, el Banco Central –mucho más pesimista que su par de Hacienda– optó por activar protocolos de emergencia frente al riesgo de naufragio económico.

Sin perjuicio que el capitán es el último en abandonar el barco, ningún experto en la materia aconseja minimizar los riesgos de cumplimiento de las metas de crecimiento económico. El salvavidas más importante para todos, es la estabilidad macroeconómica que Chile ha logrado; por lo que abandonar la nave es siempre el último de los recursos y se debe hacer sólo cuando las máximas autoridades de abordo estén convencidas de que esta es la mejor opción.

De esta manera, mantener la calma e impulsar medidas para evitar la paralización de los agentes económicos, es una de las medidas de mayor eficacia empírica. Utilizar sin reservas los instrumentos de política económica para estimular la economía, es mucho más efectivo y racional que dormir como un niño frente a las alarmas de emergencia económica.

Los incentivos fiscales y las señales son vitales al momento de alinear las expectativas de los agentes económicos en la capacidad de la economía en recuperar el consumo, el ahorro y la inversión. Simultáneamente, se deben utilizar la facultad subsidiaria del Estado para socorrer a los sectores económicos y sociales más afectados por la emergencia.

Finalmente, a pesar de la existencia de señales favorables, la totalidad de los agentes económicos tienen que estar preparados para enfrentar el peor de los escenarios.

En este sentido, el Banco Central nos ha dado una clase magistral de cómo reaccionar frente al riesgo de naufragio económico.

Etiquetas