Economía y Negocios

Joven innovadora aísla bioactivos de musgo para cáncer de mamas

Además del impacto social a favor de mujeres afectadas por la enfermedad, busca generar nuevas opciones comerciales para los recolectores que trabajan desde la Araucanía al sur.

Por: Edgardo Mora | 01 de Junio 2019
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Con sólo 33 años, madre de dos hijos de 5 y 3 años, y candidata a doctora en Ciencia y Tecnología Analítica de la Universidad de Concepción, Astrid Gudenschwager tiene claro que “emprender significa no tener una estabilidad económica, porque los sueldos de los proyectos son bajos y el mayor porcentaje de lo que tu recibes los vuelves a re invertir en la empresa, entonces es fundamental contar con el apoyo familiar, porque sin eso sería imposible hacerlo”.

La emprendedora hizo un alto en su apretada agenda de Bióloga, investigadora y mamá para compartir en entrevista con este medio en qué consiste su proyecto y los impactos que busca generar a favor de las mujeres con cáncer mamas y los recolectores del musgo llamado Pon Pon.

dav

– ¿En términos simples, en qué consiste el producto?

– Consiste en aprovechar las propiedades bioactivas o ingredientes funcionales que son los que pueden tener algún beneficio a favor de la salud de las personas y ser usado específicamente para el tratamiento del cáncer de mamas.

– ¿Cómo se produce?

– Es un proceso extractivo optimizado en función del uso de tecnologías que potencian su efectividad como suplemento complementario para el tratamiento del cáncer mamario.

– ¿Cómo es el formato del producto?

– Quiero producirlos en dos formatos en cápsulas administrables y en polvo que es el resultado de una encuesta que realicé a mujeres con cáncer de mama.

– ¿Quiénes forman parte de tu equipo?

– Yo manejo toda la parte analítica de la investigación y cuento con personas especializadas a cargo de los ensayos a nivel celular, como son Funtional Life, y toda la parte legal la ve un staff de abogados que se llaman Andes Sip. Además, contrato dentro de la universidad algunos servicios externos como es el uso de laboratorios.

– ¿Cuánto es lo invertido hasta la fecha?

– Hasta el momento es poco, no deben ser más de $15 millones.

– ¿Tuvieron acceso algún fondo del Estado?

– Efectivamente, hoy día todo nuestro trabajo ha sido financiado a través de fondos Corfo, en primera instancia, un fondo de $7 millones y, el año pasado, el Ssaf que fueron $12,5 millones y ahora vamos por un Innova Región que son $57 millones.

– ¿Qué impactos han evaluado a nivel microeconómico?

– Me gusta resaltar que se trata de un emprendimiento con impacto social, porque hasta ahora los recolectores del musgo, que se da de la Araucanía al sur, tendrán más opciones de comercialización que pueden implicar para ellos nuevos y mejores horizontes.

– ¿Han tenido oferta de inversionistas privados?

– Estamos recién en la etapa en que hemos captado el interés de algunos inversionistas, por lo que nos estamos preparando ya para entrar en conversaciones con distintos grupos.

– ¿Qué rol ha jugado IncubaUdeC en todo su desarrollo hasta ahora?

– Ha sido fundamental, porque cuando ingresé al mundo del emprendimiento no sabía nada de negocios, así que empecé de cero y en la incubadoras hemos hecho talleres, mentorías y cursos que han sido de gran ayuda.

– ¿Cómo proyectas tu emprendimiento de aquí a 5 años más?

– Espero ya estar en el mercado en dos años más, asociándonos de manera estratégica para lograr producciones de nivel industrial y con tecnología de punta, de forma de poder expandirnos al máximo tanto en el ámbito nacional como internacional.

Etiquetas