Economía y Negocios

Emprendedores senior llegan a 9% en la Región del Bío Bío

Según analistas, la cifra subiría con los incentivos adecuados. Salud, familia e ingresos potenciales son áreas a considerar.

Por: Edgardo Mora | 04 de Abril 2019
Fotografía: Carolina Echagüe M.

De acuerdo con las cifras de la última Encuesta Nacional de Empleo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), los mayores de 65 años que trabajan por cuenta propia o emprendedores llegan hoy día a un 9% en la Región.

Luis Méndez, director del Observatorio Laboral Bío Bío y académico de la Universidad del mismo nombre (UBB), aclara que los mayores de 65 años que trabajan por cuenta propia pueden considerarse emprendedores.

“En el entendido que emprendedores son personas que por libre iniciativa inician cualquier actividad que genere algún tipo de ingreso y genere empleo, aunque sea en pequeña escala (al menos una persona), y si lo son por cuenta propia es porque han asumido algún tipo de riesgo y esfuerzo personal que los lleva a estar en esa categoría”, explica el director del observatorio.

Otro factor relevante, dice Méndez, es que “si existiera algún tipo mayor de incentivos (tributarios) habrían más emprendedores y la cifra subiría. Estos incentivos no sólo debieran ser bonos o mayores ingresos monetarios, sino también capacitación, acompañamiento y asesorías diversas”.

Requerido acerca de cuánto aumentarían los emprendedores con los incentivos, el académico de la UBB indica: “es difícil saberlo, dado que una persona mayor de 65 años está dispuesta a seguir trabajando dependiendo de sus condiciones personales (salud y familiar) y de cuánto valora el ocio y del potencial ingreso que podría obtener al seguir trabajando”.

Para Renato Segura, director del Centro de Estudios de la Realidad Regional, Cerr, el 9% “es un porcentaje que debiese hacernos reflexionar sobre el ambiente poco amigable que existe en el mercado laboral para las personas de la tercera edad”.

En esta línea, Segura recuerda que “por lo general, los empleos por cuenta propia tienen menores niveles de seguridad social, son de menor calidad que los empleos asalariados y, en el caso de los adultos mayores, dicho tipo de ocupación presenta mayores niveles de precariedad que para otros segmentos etarios de trabajadores”.

Patricia Alanis, directora del Centro de Estudios Universitarios para la Tercera Edad de la Universidad Mayor, plantea que “si bien todas las cifras indican que Chile envejece aceleradamente, existe al menos un 32% de personas de 60 años o más que se encuentra vigente y trabajando de manera remunerada, es decir 1 de cada 3 adultos mayores”.

Alanis aporta, también, que “esta cifra está por sobre Argentina y Uruguay, y se aproxima a Brasil, Colombia y México”.

Etiquetas