Economía y Negocios

Pasta de la Nonna de Pedro de Valdivia atenderá hasta el domingo 17 de marzo

La empresa penquista comunicó su decisión en la tarde de ayer a sus clientes, quienes lo lamentaron profundamente. Se puso fin a 20 años de historia.

Por: Felipe Placencia | 13 de Marzo 2019
Fotografía: Pasta de la Nonna

La Pasta de la Nonna de Pedro de Valdivia comunicó ayer en la tarde a sus seguidores una lamentable decisión.

¿Cuál? Que tras dos décadas de historia culinaria decidieron dejar de servir esos deliciosos platos italianos.

“Les queremos comunicar a todos nuestros fieles clientes, que tras 20 años entregando tradición italiana, este domingo 17 de marzo, nuestra sucursal Pedro de Valdivia cierra sus puertas para siempre”, informaron a través del fan page de Facebook.

La administración añadió que “esta decisión trae con ella muchas ventanas que se abren para seguir creciendo y ofreciendo la mejor experiencia de la gastronomía italiana a nuestro público”.

Sucursales no bajan la cortina

La buena noticia es que la sucursal de San Pedro de la Paz seguirá funcionando como siempre.

Lo mismo ocurrirá con la que está en Caupolicán, en pleno centro de Concepción.

“El 2019 es un año lleno de nuevos proyectos y horizontes en La Pasta de la Nonna”, aclararon  los dueños en la red social.

Despedida

Por lo pronto, la empresa gastronómica del Gran Concepción hizo un llamado a sus fieles  a despedirse de la locación de Pedro de Valdivia.

Desde hoy hasta el viernes 15, desde las 13.00 a 15.30 horas y de 19.30 a 23.30 horas”, detallaron.

¿ Y qué pasara con el fin de semana? “El sábado 16 y domingo 17, desde las 13.00 a 15.30 horas”, puntualizaron.

Lamentos

Los comensales de La Pasta de la Nonna manifestaron su tristeza  al conocer la decisión que esta tradicional cocina apague su llama.

“Mis primeros pasos en el trabajo gastronómico están ahí. Qué pena”, posteó Pamela Vega.

Mientras que María Luisa agregó: “Qué lástima, era mi lugar favorito para ir a comer. Es lamentable”.

Otros que se fueron

A fines de febrero uno que generó impacto fue el cierre del tradicional Sauré de calle Freire, que tras  123 años de vender ricos pasteles, dijo adiós para siempre.

“Le hemos dedicado 55 años trabajando 14 horas diarias”, resaltó hace unos días Roberto Sauré, detallando que se debió más a un tema personal que económico.

Incluso, meses antes, la cadena Sauré  (perteneciente a otra rama de la familia) asumió el mismo paso: poner candado a todas sus sucursales.

Otro emblemático que se despidió del centro de Concepción, específicamente de calle Barros, fue el Mamut.

De ello, se trató del  primer local de la marca que se transformó en franquicia, llevando al restaurante penquista a tener más de 20 salas de venta en el país.

La misma dirección tomó el Quick Biss, ubicado en Avenida O’Higgins.  Luego de 28 años, procedió a despedirse los fanáticos del tenedor libre.

En este caso, se argumentó que  el caro arriendo y la baja de público, terminaron por lapidar el negocio.

Etiquetas