Economía y Negocios

Los beneficios de la economía social y solidaria para tener un país más justo

Esta disciplina orienta la economía a proveer de manera sostenible los recursos para el desarrollo personal, social y ambiental del ser humano. Su importancia radica en que se enfoca en el bienestar de las personas y que es aplicable a todas las comunidades independientemente de la condición social.

Por: Diario Concepción | 05 de Febrero 2019
Fotografía: Diario Concepción

Daniela Catalán Ramírez
Académica de Ingeniería Comercial
Universidad San Sebastián

Chile, al ser una economía abierta al comercio exterior, no ha estado ajeno a repercusiones generadas por crisis económicas mundiales, conflictos entre países, además de otras situaciones que nos han afectado y generado impacto en nuestra economía. De igual modo, la desconfianza en instituciones gubernamentales internas ha generado un impacto importante en el nivel de incertidumbre, inversión, empleo, pobreza y desigualad.

Si bien en la mayoría de los casos, hemos salido airosos de fuertes crisis internacionales y nacionales en términos de crecimiento económico, aún estamos en deuda en la reducción de los niveles de desigualdad, que se ha mantenido en el tiempo. Esta se ha logrado menguar en cierto modo, mejorando las condiciones de vida a través de políticas que han apuntado a igualar la plataforma económica de nuestro país, pero sin duda, como lo ha señalado en diversas ocasiones la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), aún estamos al debe.

Por otro lado, la sustentabilidad, el manejo eficiente de los recursos naturales, el cambio climático, entre otros aspectos, han hecho que hoy el concepto de Economía Social y Solidaria haya adquirido en nuestro país, como en el mundo entero, notorio protagonismo.

Conceptos

La Economía Social considera un conjunto de iniciativas socioeconómicas que priorizan la satisfacción de las necesidades del individuo, por sobre el lucro y actúan orientadas por valores de equidad, solidaridad, sostenibilidad, participación, inclusión y el compromiso con la comunidad, promoviendo el cambio social y fomentando una forma ética, recíproca y cooperativa de pensar y vivir.

Por otro lado, la Economía Solidaria se centra principalmente en las personas, desarrollo sustentable y sostenible. Estos dos conceptos han dado origen a la Economía Social y Solidaria, también llamada Economía Solidaria o ESS, la cual es una manera de vivir, que abarca la integralidad de las personas y orienta la economía a proveer de manera sostenible los recursos para el desarrollo personal, social y ambiental del ser humano, radicando su importancia en centrarse en el bienestar de las personas.

En muchos casos, es considerada como una economía que solamente opera para las comunidades más vulnerables, lo que es una visión incorrecta, pues es aplicable a todas las comunidades y personas independientemente de la condición social.

Experiencia en Chile

En Chile la mayor evidencia de la existencia de la Economía Social se puede apreciar desde fines de los años 90, cuando comienzan a emerger organizaciones desde la sociedad civil, movimientos cuyo objetivo es lograr una transformación social de la producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

Además de lo anterior está la creación, en el año 2014, de la división de Asociatividad y Economía Social, por parte del Ministerio de Economía, con la misión de promover y fomentar la incorporación de las empresas y comunidades de la economía social al ciclo productivo. Su rol es impulsar la Economía Social y Cooperativa, mediante el apoyo y fortalecimiento de formas de emprendimiento asociativo o que estimulen la inclusión social, con los objetivos de promover el modelo y sus ventajas; fomentar las distintas entidades para contribuir a mejorar la calidad de vida de los asociados, crear alianzas con la Red de Fomento Productivo, para ser un soporte de la política pública de Fomento y Desarrollo de la Economía Social y Cooperativa, y Fiscalizar y registrar organizaciones.

Esta división del ministerio ha establecido cinco grupos de actores de la Economía Social: cooperativas, asociaciones gremiales (AG), asociaciones de consumidores, organizaciones “B” y comercio justo, que -según cifras del Ministerio de Economía- en conjunto representan más del 40% de la población económicamente activa.

Estas organizaciones se caracterizan, en lo productivo, por la presencia de la confianza, comunidad y cooperación. En el ámbito comercial se caracterizan por promover el comercio justo y la sensibilización a las personas para que consuman de manera responsable y racionalmente de acuerdo a la ética, además de fomentar el ahorro colectivo con dimensión solidaria.

Ventajas

Entre las ventajas que la ESS produce en la sociedad, podemos destacar las siguientes: creación de empleo con condiciones laborales dignas, fomentar la cohesión social y la flexibilidad frente a las condiciones de mercado, promover la práctica de valores de solidaridad, cooperación, corresponsabilidad y cuidado del medio ambiente, así como también un consumo racional y responsable. Asimismo, se puede mencionar el desarrollo integral, a escala humana, sustentable y sostenida, la participación democrática, la construcción de una sociedad justa, dinámica y auto determinante, garantizar la equidad, entre otras ventajas que se pueden obtener a partir de ella.

Por lo tanto, es importante tener conciencia de que el manejo sustentable y sostenible de nuestros recursos, al igual que llevar a la práctica los valores entregados por la ESS, podrían hacer de nuestra sociedad, una sociedad más justa e igualitaria, con un crecimiento sostenido en el tiempo, que permita un mayor desarrollo y mejores condiciones de vida para todos.

Etiquetas