Economía y Negocios

Fábrica de biodegradables crearía 2 mil empleos en Tomé

CEO de la empresa quiere generar encadenamientos productivos aprovechando la cultura textil local junto con espacios de la ex fábrica de Bellavista que puedan adecuarse.

Por: Edgardo Mora | 22 de Enero 2019
Fotografía: Carolina Echagüe M.

La idea es llegar a crear más de 2.000 nuevos puestos de trabajo y generar encadenamientos productivos que permitan a Tomé recuperar su vocación industrial textil con la instalación de una nueva planta de producción.

“Calculo que dadas las condiciones y trabajando a tres turnos deberían crearse  alrededor de 2.000 empleos” detalla Roberto Astete, gerente general de Solubag y dueño la patente de un textil soluble cuya innovación ha sido difundida  como una solución ambiental relevante.

“Nuestro desafío es concretar nuestra empresa para trasladarla a Chile debido a que hoy estamos produciendo todo a través de China, pero para llegar al mundo necesitamos tener una planta en Sudamérica por un tema económico, por las restricciones de China para llegar a otros mercados y su alta tasa impositiva” afirma Astete.

Además, continúa el gerente general de Solubag,  “quiero instalar la planta en Tomé, porque soy tomecino y mi padre trabajó en Bellavista”.

El CEO de Solubag explica además que “en Tomé existe una cultura alrededor del desarrollo de las telas que es uno de los productos que  podemos fabricar junto con bolsas y por eso consulté algunas autoridades que me indicaron que era viable obtener apoyos como los otorgados a otras empresas anteriormente en Tomé”.

Requerido acerca de los desafíos a vencer para instalar la planta en Tomé, Astete detalla: “Lo primero es solucionar lo del espacio físico porque la propuesta es poder aprovechar la infraestructura de la ex fábrica de Bellavista, porque es un terreno industrial adecuable a nuestras necesidades”.

Otra de las barreras tiene que ver con el financiamiento donde se requiere realizar un pre proyecto para determinar montos de inversión y metros cuadrados a utilizar, entre otras materias.

“Puedo empezar hoy a dar trabajo directamente en la Región y salir desde Tomé con un producto chileno, porque la demanda mundial actual es de un trillón de bolsas de supermercado, sin incluir las del shopping o del comercio, clínicas, ni hospitales” señala el CEO de Sulobag.

El empresario se reunió ayer con dirigentes de la Cámara de Comercio de Tomé,  de la corporación “La Fábrica”, de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos y otras personas para ver la viabilidad de concretar la instalación de la planta de producción en Tomé con la ayuda de los actores que podrían verse directamente beneficiados.

Etiquetas