Economía y Negocios

Gradualidad sería la clave para que coticen los independientes

El proyecto avanza en el Congreso y hay optimismo acerca de que, finalmente, se sumen en 2019 más de 2 millones de personas a la cobertura en seguridad social.

Por: Javier Ochoa | 29 de Noviembre 2018
Fotografía: Diario Concepción

En Bío Bío son unos 190.000 los trabajadores independientes que deberían cotizar a partir del año 2019.

Deberían, porque aún no hay claridad absoluta si el actual proyecto en trámite legislativo verá la luz finalmente, aunque en el oficialismo hay optimismo de que así será, básicamente por la gradualidad que impone este nuevo esfuerzo para sumar a más de dos millones de trabajadores a lo largo de Chile que hoy no cotizan y, que por lo tanto, se encuentran sin seguridad social.

La senadora y presidenta de la instancia parlamentaria, Carolina Goic, comentó que lo que busca este proyecto es modificar la actual ley, de manera que los independientes que boletean estarán obligados a cotizar desde el próximo año descontando impuestos de la Operación Renta. Se establece una gradualidad respecto de las cotizaciones. Parte cubriendo salud, accidentes del trabajo, ley Sanna y, en un futuro, los beneficios de sala cuna; y deja en último orden de prelación, las pensiones, explicó.

“Ahora el texto va a la Comisión de Hacienda y hemos solicitado que en esta instancia se clarifique el pago y la cobertura. Si bien el descuento y el cálculo se hace anual respecto a esta retención que aumenta a un 17%, el pago a la institución privada de salud (Isapre) será mensual. Nos interesa garantizar el resguardo de los beneficios de los cotizantes”, explicó Carolina Goic.

Lo esencial

En lo medular, el proyecto apunta a instaurar la obligatoriedad de cotizar por parte de los trabajadores independientes, para tener acceso a las prestaciones de seguridad social, la que se materializará en la declaración anual de impuestos de abril de cada año, a partir de 2019, aumentándose, gradualmente, la retención del 10% por los honorarios hasta llegar al 17%, sobre una base imponible del 80% de la renta bruta anual.

La obligación está pensada para los trabajadores independientes que emiten boletas de honorarios por cuatro o más ingresos mínimos mensuales (A la fecha, 1,1 millones de pesos) y que tengan menos de 55 años los hombres y menos de 50 las mujeres al 1 de enero de 2012.

La cotización para pensiones se calculará como la diferencia entre la retención y el pago realizado a los diferentes regímenes previsionales y será incrementada gradualmente desde un 3% hasta llegar al 10%.

Para el economista de la UDD, Carlos Smith, esta ley va en la vía correcta, toda vez que en parte las bajas pensiones se explican por este problema del universo de trabajadores que no cotizan.

“En general, las personas prefieren el consumo presente, razón que explica que sin la obligatoriedad, la mayoría no cotiza, porque no sabe si estará vivo a los 65 años”.

En tanto, el seremi del Trabajo, Carlos Jara, se mostró optimista que esta vez salga humo blanco, ya que existen cambios respecto a esfuerzos anteriores, sobre todo, lo relacionado con la gradualidad. Asimismo, es una urgencia, dijo, que el universo se sume a la cobertura de seguridad social.

Etiquetas