Economía y Negocios

El secreto de los 123 años de pastelería Sauré: “La mejor publicidad es la calidad”

Lo tradicional del sabor y cualidades de su pastelería, especializada en tortas y pasteles de hojas, han sido parte fundamental de una empresa que se mantiene vigente.

Por: Edgardo Mora | 15 de Septiembre 2018
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Gratamente sorprendido por la cantidad y frecuencia con que ingresaban los clientes de Sauré a eso de las 12:30 horas aproximadamente respondieron de alguna manera a la inquietud por saber cómo ha hecho la tradicional pastelería Sauré de calle Freire en Concepción para llevar 123 años conquistando los paladares penquistas.

Entre pagos y vueltos, Roberto Sauré fue  contestando las preguntas acerca de las claves que han hecho de la pastelería seguir en el negocio pase a terremotos e incendios.

– ¿Cómo hacen la difusión de su marca y productos asociados, están en las redes sociales?

– No. Nosotros creemos que la mejor publicidad es la calidad donde nuestros clientes llevan el producto a su casa, lo prueba un conocido y así se transmite de boca en boca. Esa es la mejor publicidad para nuestro rubro y la que más perdura en el tiempo.

-¿Cuánto tiempo lleva su pastelería en Concepción?

–  Esta pastelería fue fundada en Concepción por mi abuelo Cipriano Sauré en febrero de 1895 (123 años) en calle Colo-Colo número 661. Allí comenzó mi abuelo secundado posteriormente por mi padre y mi madre a quienes también seguí. Más tarde el año 1968 abrimos el local que tenemos actualmente acá en Freire casi esquina con Aníbal Pinto.

-¿Cuáles han sido los altos y los bajos de estos 123 años de trabajo en Concepción?

–  La empresa ha pasado por momentos felices, pero también difíciles. La primera crisis  correspondió al terremoto de 1939 que produjo varios daños que luego fueron superados, pero lo más catastrófico ocurrió el año 1946 cuando un voraz incendio destruyó totalmente nuestra fábrica de galletas, chocolates y caramelos, cuyo recinto era local de ventas y casa habitación, es decir, fue una ruina total, sin embargo, desde las cenizas volvimos a surgir y salimos más fortalecidos, donde hubo un trabajo codo con codo para salir adelante volviendo a levantar la empresa, el local y la casa habitación.

– Su abuelo era de origen francés. ¿Cómo llegaron a Concepción?

– Efectivamente, era de origen francés. Provenía del sureste de Francia de la ciudad de Argelès-Gazost.

Luego de enfrentar terremotos e incendios, ¿cómo ha sido el tránsito de la empresa a la actualidad?

–  Lo más grande que llegamos a crecer como empresa fue hasta antes del incendio en 1946 donde trabajan 120 operarios distribuidos a lo largo desde Talca hacia el sur donde éramos una fábrica de chocolates, galletas, caramelos y pastelería. Después del incendio, como se quemaron las maquinarias y fue una ruina total, mi padre sólo se quedó con la pastelería. La reducción fue impactante, porque después del incendio sólo partió nuevamente él con tres funcionarios quienes lo acompañaron en esta dura tarea de volver a levantar la firma y llegar a tener 17 personas que es lo que hoy día tenemos.

– ¿Cuántos locales de Sauré existen hoy día en Concepción?

–   Nosotros tenemos sólo este local, que es el tradicional y mi hermano que hace ya 14 años se independizó de la firma puso dos locales más uno en el Mall y otro en San Pedro de la Paz.

– ¿Cuáles considera son las claves para mantener su negocio por más 123 años en Concepción?

– Creo que la base de nuestro negocio ha sido contar con una clientela muy fiel, porque hoy día la pastelería ha crecido mucho en Concepción con mucha variedad en la pastelería y nos hemos mantenido porque precisamente no hemos modificado nuestra pastelería tradicional Sauré, que es muy diferente al resto de las pastelerías.

-¿Qué diferencia posee pastelería Sauré respecto del resto?

– Lo que pasa es que el resto de las pastelerías usa pastelería moderna, muchos productos sintéticos. Nosotros seguimos con los productos naturales. Tampoco somos los únicos en trabajar con productos naturales.

– ¿Qué es lo que más prefieren los clientes de Sauré?

– Todos los productos derivados de la hoja que es lo más tradicional que tenemos junto con los empolvados y alfajores además de un completo surtido de galletas finas de casa con 12 variedades.

-¿Cuáles son los productos con mayor salida y sus valores?

–    Son toda la gama de pastelería de hojas que forma parte de nuestra tradición, luego le siguen los pasteles especiales y las tortas de hojas. Los valores fluctúan entre $1.450 y $1.700 en el caso de los pasteles individuales y en el caso de las tortas van entre $16.000 y $25.000. Para el caso de las galletas las tenemos a $2.200 los 100 gramos.

– ¿Cuánto tiempo llevan en este local?

–   En este local estamos desde el año 1968, es decir, 50 años.

Etiquetas