Economía y Negocios

Madres empresarias: las ventajas y desventajas de trabajar con los hijos

Entre lo favorable destacan aspectos como la confianza, el aprendizaje y los apoyos mutuos. De parte de lo desfavorable figuran resistencia al cambio y el peso de las responsabilidades respectivas.

Por: Edgardo Mora | 13 de Mayo 2018
Fotografía: Diario Concepción.

Las estadísticas avalan que las empresas familiares son las que tiene mayores probabilidades de permanencia en el tiempo, lo que no quita que el trabajo con la familia sea siempre miel sobre hojuelas.

Hoy en el Día de la Mamá, consultamos a madres empresarias destacadas de la Región para ver qué tan dulce y qué tanto de agraz es trabajar en la misma empresa con los hijos.

En el caso de Elizabeth Gómez, la primera mujer en asumir el cargo de  presidenta de la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción (Cpcc) y quien está a la cabeza de su nueva empresa ByG Mobili del rubro de la mueblería lo que más destaca es el apoyo que recibe de Valeska y Gastón.

“Mis hijos se incorporaron hace poquito. Valeska es trabajadora social y Gastón está estudiando ingeniería comercial. Ellos dejaron otras actividades para venir a trabajar conmigo en el desarrollo de proyectos nuevos y quieren convertir la empresa en algo más moderna y hacer algunos cambios para los cuales les doy todo mi apoyo” asegura la ex presidenta del gremio más importante de la Región.

Entre las ventajas que poseen los hijos está el hecho de que ambos ya han realizado proyectos de emprendimiento en sus respectivas áreas.

“Gastón como es bombero inició su emprendimiento en limpieza de chimeneas, quedaba todo sucio, pero logró experiencia y así en otros rubros importaba artículos y luego los vendía” comenta visiblemente orgullosa la dueña de ByG Mobili.

Gómez resalta además que “ellos me han ayudado en muchos sentidos, porque son capaces de resolver problemas, quizás en una forma mucho más fácil que yo”.

Requerida acerca de las ventajas y desventajas de trabajar con la mamá, Valeska Muñoz Gómez, la hija, quien tiene un magíster en desarrollo organizacional y recursos humanos, dice que “entre las ventajas está la confianza mutua que existe y el apoyo que siempre va a estar, pero la desventaja quizás es que ella es un poquito llevada de sus ideas, entonces cuesta un poco implementar nuestras ideas frente a ella”.

Decoraciones Kuhn

Lucy Kuhn y su hija Francisca Hochberger trabajan juntas en el negocio familiar de San Martín 848, decoraciones Kuhn que comenzó su antepasado Jorge Khun hace ya 80 años en la capital penquista.

“El negocio me lo dejó mi madre, después de que ella estuvo ocho años a cargo del negocio y al asumir yo en este caminar de varios años no me imaginé nunca que Francisca elegiría algo más artístico, y pensé que esto terminaría con nosotros sin tener a alguien más que se hiciera cargo”, dice Lucy Kuhn aludiendo a la labor que puede tener su hija Francisca en la proyección de la vida de la empresa.

“Estoy en cuarto año de Diseño de Ambiente y Objetos en la Universidad del Desarrollo entonces trabajo con mi mamá para proyectos específicos y la apoyo cuando ella me lo pide. Siempre he acompañado a mi mamá desde muy chiquitita la veía trabajar en terreno, en la oficina y observaba cómo se comunicaba con los clientes” comenta Francisca.

La hija de Lucy resalta además que “ha sido siempre positivo trabajar con ella porque es muy tolerante a las ideas nuevas y sobre todo me da como harto espacio para crear y cuando tengo una idea nueva rápidamente apaña”.

Entre las desventajas reconoce Francisca, está el hecho de que “se siente cierta presión por la responsabilidad de tener que cuidar un negocio que ya tiene una reputación y que es un legado para mí”.

Paola Pezzani con Atelet

Paola Pezzani con su hija María Antonieta, parten reconociendo que no es una tarea fácil trabajar juntas, porque “deben mezclarse la parte de la experiencia con la innovación. Mi hija está terminando de estudiar Ingeniería Comercial, entonces está cargada de nuevas ideas y potencialidades y, por otro lado, estoy yo que llevo ya 26 años en esto donde la verdad es que hay que abrirle paso a la juventud y que ellos asuman”, comenta Pezzani.

En tanto, María Antonieta Otárola, hija de Paola, reconoce: “desde chica me ha tocado ver trabajar a mi mamá de día, de noche, corriendo y en realidad trabajar en familia nunca es fácil porque se cruzan los negocios con la familia”.

En relación a las ventajas y desventajas, María Antonieta dice que  “entre las ventajas está el haber  aprendido muchísimo especialmente con los viajes y cómo aplicar lo que hemos visto en la empresa”.

Y en cuanto a las desventajas, señala: “de repente hay roces y cuesta separar un poco lo que es la parte familiar de lo que es la parte laboral”.

Etiquetas