Economía y Negocios

Temida mosca de alas manchadas es detectada en la Región del Bío Bío

Por: Felipe Placencia | 17 de Abril 2018
Fotografía: Gentileza SAG.

Las pérdidas pueden ser totales si no se detecta a tiempo, provocando consecuencias económicas para los productores. Las autoridades llamaron a estar atentos para operar protocolos de mitigación.

De no controlarse, los daños productivos y económicos pueden ser totales o de al menos un 90%. Eso dicen los expertos. Nos referimos a la temida mosca de alas manchadas, la cual se detectó en la comuna de Mulchén.

Su presencia estaba limitada en la Araucanía, Los Ríos y en Los Lagos. Hace unos meses, los productores de arándanos locales manifestaron su preocupación si estos llegaran a la Región.

“Es muy dañina en términos productivos. Se ha visto en otras partes del mundo, en que si no haces nada puedes tener casi un 100% de pérdida. Lo otro es que cuando las controlas, tienes menos riesgo”, aseguró la gerenta técnico del Comité de Arándanos, Julia Pinto, a Diario Concepción en aquella oportunidad.

Sin embargo, ocurrió lo que no se quería. El seremi de Agricultura, Ruy Fernando Bórquez, junto al director regional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Bío Bío, Jaime Peña, se reunieron con agricultores de la provincia de Bío Bío, tras la oportuna detección de la plaga cuarentenaria Drosophila suzukii o para detallar las medidas que se deben tomar y evitar que el insecto se siga propagando.

“Gracias al sistema de vigilancia específica que mantiene el SAG en el país y en la Región se pudo determinar la presencia de este insecto en un huerto de frambuesas en la comuna de Mulchén, estableciéndose un área reglamentada de cuatro kilómetros a la redonda desde el punto de la detección, además de las correspondientes medidas de control. Hoy estamos informando a los agricultores para que realicen las acciones necesarias para evitar que llegue a sus cultivos”, destacó el seremi de Agricultura, Ruy Fernando Bórquez.

Plan de manejo

El SAG informó que a través de la Resolución Exenta Nº 334/2018 se establecieron las acciones fitosanitarias para Drosophila suzukii, entre las que se encuentra el aumento del número de trampas para sensibilizar el área; toma de muestra de fruta y ejecución de prospecciones para determinar la situación de la plaga en el sector.

“Además, medidas preventivas en huertos o predios donde existan cultivos hospedantes del insecto como la recolección y destrucción por entierro de los frutos caídos, y no cosechados; limpieza de la superficie del suelo; aplicación de plaguicida bajo la copa de cada planta o árbol; poda de plantas y/o árboles para eliminar posibles o eventuales lugares de refugio de la plaga, entre otras”, detallaron.

El director regional del SAG, Jaime Peña, recordó que a mediados de noviembre pasado su organismo junto al Comité de Arándanos realizaron una charla para los productores de berries de la Región sobre el comportamiento de esta.

En ella participó el investigador italiano Claudio Ioriatti, especialista en entomología y quien trabaja en Trento, Italia, zona afectada por Drosophila suzukii.

¿Por qué se le teme?

A diferencia de los mosquitos del vinagre, la Drosophila no se alimenta de fruta en descomposición ni sobremadura, sino que colocan sobre ejemplares sanos. “Eso la diferencia y supone un peligro mayor para la fruticultura (…) esta es atacada cuando está en desarrollo o a punto de cosecharse”, ha advertido públicamente el entomólogo del Inia Quilamapu, Luis Devotto.

De ahí el llamado de las autoridades del Ministerio de Agricultura: “Quienes tengan sospecha de la presencia de la plaga en su huerto por daños informen inmediatamente a la oficina del SAG más cercana a su domicilio, y así las muestras sean analizadas en los laboratorios del Servicio”.

Etiquetas