Economía y Negocios

Ruy Fernando Borquez: “Además del embalse Punilla se debe avanzar en otras opciones de riego”

Por: Edgardo Mora | 01 de Abril 2018
Fotografía: Gentileza Gobierno Regional.

Mayor capacitación, falta de un buen financiamiento y lo que es más grave en Ñuble, la falta de agua serían los principales desafíos junto con la aceleración de la transición de algunos cultivos.

Casado, con 4 hijos y un abultado currículum que parte con sus estudios en el Seminario de Chillán y terminan con una serie de importantes desempeños luego de titularse como Ingeniero Agrónomo de la Universidad de Concepción, Ruy Fernando Borquez ostenta hoy día el cargo de nuevo Seremi de Agricultura de la Región del Bío Bío.

De voz pausada, planteamientos  claros y asertivos da señales de dominar a la perfección las materias de su competencia, tanto así, que es firme en señalar que  “además del embalse Punilla se debe avanzar en otras opciones de riego”, dado que es un tema urgente para la agricultura, en particular la pequeña, que es donde afirma está el foco del actual ministro.

– ¿Cuál es su opinión respecto de las modificaciones al código de aguas?

– Tengo una pésima opinión porque se ha partido de varios supuestos que no son reales. Se habla que los agricultores distorsionan y acaparan el agua, pero me pregunto dónde podría meterse el agua en un campo. También se habla que no usan el agua a pesar de tenerla inscrita donde existe una situación debido a la baja rentabilidad de la agricultura. Es más, cuando se diseñó el Laja Diguillín existía una superficie de alrededor de 4 mil hectáreas en Yungay destinadas para cultivos que regaría el Laja Diguillín, pero que, por baja rentabilidad ahora eran bosques. Por lo tanto, este tipo de cosas se tienen que corregir. Ahora, además  del embalse Punilla es importante avanzar en otras opciones de riego porque el porcentaje de riego es bajísimo, cerca de un 30%.

-¿Cuál es el sello que busca  imprimir durante su gestión en la Seremi de Agricultura?

– Le doy una importancia bastante grande a la Seremi de Agricultura partiendo de la base que de las cuatro provincias que componen la región hay tres en que la agricultura es el sistema económico que las solventa, especialmente Bío Bío y Ñuble. Hay que tener en consideración que en Chile hay aproximadamente 300 mil agricultores y más de 260 mil son pequeños productores y una de las provincias más subdivididas en sus tierras es la provincia de Ñuble, eso nos lleva a pensar que particularmente el sector agrícola que es importante, tiene una incidencia social que es enorme lo que calza muy bien con la particular preocupación del Presidente de la República por los pequeños productores para que tiendan a mejorar su calidad de vida y a tener un pasar más tranquilo. En este momento la pequeña agricultura está pasándolo mal, siempre ha venido pasándolo un poco mal, la verdad de las cosas, porque está muy centrada en cultivos tradicionales rentabilidad muy baja. Además, estos  no tienen una actividad normal de impuestos que les permita, por ejemplo, hacer descuentos de IVA lo que les significaría un ahorro. La agricultura en general, en esta zona, está en un proceso de transición que se viene dando por distintos aspectos, uno de ellos es el cambio climático, pero también es porque la intensificación de cultivos  que partió en la zona norte se ha venido corriendo hacia el sur. Hoy día las plantaciones frutales, por ejemplo, de la Región del Bío Bío se han más que triplicado, sin embargo, hay problemas que son muy complicados y que contribuyen también a la pobreza del sector que es la economía de escala que tienen los productores, la falta de capacitación, falta de un buen financiamiento para emprender proyectos y sobre todo, que es más grave en Ñuble, la falta de riego.

-¿Qué productos agrícolas regionales tienen mejores proyecciones en la apertura de nuevos mercados?

– Donde más hay agricultura orgánica es en esta región. Además me ha tocado reunirme con varios productores locales de miel de muy buena calidad donde tal vez falte un poco más de promoción donde se está pasando de ser un productor de miel artesanal a uno más profesional donde también se está agregando valor  lo que es muy interesante y el mundo cada vez más está yendo al consumo de alimentos naturales.

-¿Cuáles son sus proyecciones para el sector agroindustrial regional en los próximos 4 años?

– La agroindustria se verá obligada a tener un desarrollo muy grande, la forestal diría que ya está bien posicionada y debe ir mejorando en su eficiencia. Pero la frutícola debe aprovechar de mejor manera el Centro de Inspección de Cabrero y dar salida a sus productos por esta zona al tiempo que se deben ir abriendo nuevos mercados y optimizando los actuales intercambios con EE.UU. y Asia o más específicamente con China. Aún no se sabe qué pasará con las medidas más proteccionistas que está tomando el país norteamericano.

Etiquetas