Economía y Negocios

Claudio Arce, sobre Inmobiliarias Populares: “El comercio es vital porque genera calidad de vida y mayor integración”

Por: Edgardo Mora | 07 de Febrero 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

Ante la sumatoria de los municipios de Santiago, Independencia, Valparaíso, Estación Central y el apoyo del alcalde de las Condes a la iniciativa de las “Inmobiliarias Populares o Municipales” impulsada por el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue al parecer la propuesta va prendiendo como iniciativa.

Cabe recordar que todo comenzó con la presentación en Recoleta de un proyecto de edificio de 38 departamentos de 55 m2 con un baño, living, comedor, cocina y espacios comunes cuyo valor de arriendo será el 25% del ingreso familiar de cada ocupante y donde el primer piso estará reservado para personas de la tercera edad y resto para inmigrantes.

Ante lo anterior, Claudio Arce, presidente del Colegio de Arquitectos delegación Concepción y de la Asociación Gremial de Arquitectos de Concepción enfatizó: “el comercio es vital porque genera calidad de vida y mayor integración”.

En entrevista con Diario Concepción el profesional profundizó los aspectos más relevantes de la iniciativa que desarrolla el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

– Ya existen una serie de municipios de la capital que adhieren a esta iniciativa, suponiendo que proliferen este tipo de proyectos, ¿cómo afectará esto la planificación de las ciudades o los planos reguladores?

–  Hay muchos paradigmas que cambiar de los planos reguladores. Uno es el uso del primer piso.

En el caso de la propuesta de Jadue se plantea el primer piso para adultos mayores…

–  Como una solución para los adultos mayores buscaría el tema comercial. La ciudad vive y se nutre del comercio. El comercio genera una suerte de entidad social muy fuerte lo que ha sido tan bien entendido en todos los proyectos españoles que te obliga en los edificios de departamentos a tener un porcentaje del primer piso con comercios lo que genera vida y una condición de arraigo al barrio y las relaciones entre vecinos. Aquí el comercio es vital porque genera calidad de vida y mayor integración en las relaciones como ocurre, por ejemplo, con los cafés. El comercio urbano ayuda a combatir el individualismo.

– ¿Qué pasará con la plusvalía de los terrenos y casas o departamentos aledaños a proyectos sociales desarrollados por los municipios?

– En un primer momento se va a afectar la plusvalía pero en la medida que se haga más común el efecto será menor.

– Uno  de los lectores de Diario Concepción planteó que el edificio de 38 departamentos de 55 m² y para 4 personas impulsado en Recoleta darían 13,75 m² por persona mientras que la Ley General de Urbanismo y Construcciones estipularía un mínimo de 15 m² por persona en viviendas de hasta 60 m². ¿Estos es así?

–  Siempre van a haber detractores y tenemos que pensar que es una primera idea donde hay mucho que explorar. Estoy de acuerdo en que hay que respetar las normas que en general y a nivel nacional son bastante buenas con respecto a las viviendas, pero esta es una primera apuesta y como tal puede que exista una siguiente idea donde hay que ver qué es lo que va pasando. La carta del lector tiene muchas validez, pero hay que verla en un contexto general y se deben resolver todos los problemas que no se hayan previsto. Creo en la carta se está fijando un punto donde hay que tratar de ver cómo se soluciona.

– En su experiencia y cómo presidente del Colegio de Arquitectos delegación Concepción, ¿Cree que los municipios están preparados para desarrollar este tipo de proyectos?

– Veamos. Todos los municipios son distintos entonces veamos. Creo en el valor de la propuesta de las inmobiliarias populares más allá de quien la propone y sus colores políticos, creo en el valor de las personas.

– ¿Ve cómo replicable la experiencia de Recoleta en los municipios de Bío Bío?

– Sí, absolutamente. En nuestra ciudad tenemos espacio urbano y está el tema de la expansión y densificación y en cierta manera lo que tenemos que tender es a que las ciudades sean más densas porque se gasta menos en movilización, en redes de agua potable, electricidad y gas. Lo que pasa en parte en el Centro de Concepción es que la gente se está yendo y en las noches Concepción está desocupado donde este tipo de proyectos podrían traer densificación al centro urbano.

– ¿Qué pasa si los municipios desarrollan los proyectos pero después la gente no paga?

– Ese es uno de los grandes temores. Acá tenemos que tener políticas y reglamentos claros al respecto porque no podemos aceptar eso no sólo en este sino que en todo ámbito de casos. Hoy día hay mucho adulto mayor que en base a que las pensiones son bajas compran propiedades para generar rentas por arriendos. De hecho existe una tendencia promovida por Airbnb a nivel mundial que hace posible arrendar piezas y departamentos particulares casi como si fueran hoteles donde la gente está dejando sus propiedades en los centros urbanos históricos de la mano con la diversificación del turismo como ocurre, por ejemplo, en Barcelona. Entonces el pago de los arriendos debe ser absolutamente definido.

– Desde Donetch y Cía, corredores de propiedades plantearon que las Inmobiliarias Populares pueden afectar el actual equilibrio con que se establecen los cánones de arriendo al fijarse de manera arbitraria un valor correspondiente al 25% del ingreso familiar. ¿Qué opina respecto de esto?

–  Hay que pensar que esto está dirigido a un tipo de segmento limitado que no tiene la posibilidad de postular a otro tipo de viviendas donde siempre tenemos que ver como país como podemos ayudar a la gente más necesitada y hay que ser muy riguroso en que este arriendo no termine en subarriendos y se generen externalidades negativas. Aquí hay una serie de cosas que hay que normar porque lo que pasa es que viviendas sociales que deben ser habitadas por sus dueños finalmente las terminan arrendando lo que debe ser sancionado.

Etiquetas