Cultura y Espectáculos

“Proyecto pink”: una travesía contemporánea por los aires que se tiñe de rosa

Creación de la compañía Artemisa A+5 mezcla la danza, performance y más con la música de Pink Floyd. Hoy y hasta el sábado, últimas funciones a las 20:00 horas en la sala de cámara del Teatro Biobío.

Por: Mauricio Maldonado | 11 de Octubre 2018
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Acrobacias a gran altura, performance, proyección de imágenes, danza contemporánea, momentos de introspección y euforia, todo envuelto bajo el aura de la música de Pink Floyd, es lo que propone el “Proyecto Pink”, montaje multidisciplinario de la compañía Artemisa A+5, que se presentará hoy a las 20:00 horas en la sala de cámara del Teatro Biobío.

“Lo que se presenta es una mezcla de varias expresiones, desde la danza aérea, pasando por lo más contemporáneo, hasta acercamientos a la performance. Somos como diez personas en escena y todo está musicalizado con canciones de Pink Floyd”, comentó Pamela Navarro, artista visual y parte del elenco de la compañía.

Tamaña combinación de disciplinas, están guiadas por un gran hilo conductor, el cual resulta ser un personaje que va transitando por distintas situaciones y cuadros cuyo fin es la búsqueda de la libertad. “Hay toda una historia detrás, con distintas escenas de hecho, pero al momento de verla no es tan literal. La historia en el fondo trata sobre un viajero, quien se va encontrando con distintas situaciones a lo largo de su camino, con diferentes personajes y más”, apuntó la artista.

No hay duda que uno de los elementos que más adquiere notoriedad dentro del montaje, es la utilización de la música de la banda británica, la cual según Navarro “siempre hemos pensado como compañía que la música no tiene que ser un adorno o acompañamiento de la obra que se presente, sino que tiene que ser algo que le sume, que aporte al tema que se está trabajando y en este caso Pink Floyd coincide con lo que queremos mostrar”.

Interés por verla

La función de hoy, más las de mañana y el sábado, corresponden a las últimas presentaciones en el Teatro Biobío y que forman parte de una temporada en la sala de cámara del espacio, la que partió el pasado 27 de septiembre. Proyecto, y estreno, del cual la gente se ha mostrado sorprendida y ha respondido de gran manera.

“Estamos muy contentos en este sentido, ya que ha asistido bastante público en todas las funciones, creo que guarda relación con la novedad que significa la obra, que utiliza varios elementos muy llamativos. Cuando termina el montaje, la gente queda sorprendida, no saben si terminó o no, queda una sensación extraña, pero en general los comentarios han sido bastante positivos”, recalcó la también performista.

Tras bajar la cortina en el Teatro Biobío, el montaje proyecta el poder presentarse en otros espacios de la Región y el país, aunque “tenemos que ver, y obviamente postular a fondos, en qué lugar presentarla, ya que por características de la obra -usamos cosas grandes en escena- no puede ser cualquier espacio”, dijo la artista.

Fuera de Navarro, en el montaje participan Kareen Labbé, Dianela Viafora, Francisca Hillerns, Mauricio Morales, Ricardo Oliva, Matías Soto, Álvaro Ollarzún, Bernardo Arriagada y Paz Peñailillo.

Etiquetas