Ciudad

Las graves consecuencias a la salud que trae la contaminación acústica en las ciudades

Por: César Herrera | 13 de Mayo 2019
Fotografía: Referencia | Diario Concepción

La dinámica de las grandes urbes trae consigo un alto nivel de ruido, que se incrementa con factores como la elevada densidad de población, el estruendoso transporte público y tráfico, y el comercio, que, en muchos casos, no respeta la normativa vigente para combatir la contaminación acústica.

Esta situación, además de alterar la fauna y de producir molestias en vecinos y transeúntes, trae consigno una serie de consecuencias negativas a la salud de las personas, las que muchas veces, sin darse cuenta, sufren de este fenómeno. Así lo explicó el otorrino de la Clínica Universitaria de Concepción (CUC), Cristian Lara, quien advirtió sobre sus efectos en la población.

“Todas las fuentes de ruido de la ciudad, dependiendo de su intensidad, pueden provocar algún problema o algún malestar. Va a depender también de la cercanía que tengamos con la fuente de ruido, por ejemplo, si vivimos en la avenida O’Higgins de Concepción, donde el tránsito es alto, probablemente las interferencias frente al ruido van a ser mayores”, señaló el especialista.

Lara añadió que al hablar de la exposición a ruidos molestos o contaminación acústica, lo primero en lo que uno piensa son en molestias al oído, que van desde cosas menores – que aparecen y desaparecen – hasta la pérdida de la audición. No obstante, “no es el único efecto que podemos tener con el ruido. Está demostrado que hay procesos fisiológicos que se interfieren por este fenómeno, entonces también tenemos cosas como lo más obvio que es la pérdida auditiva por exposición a ruido crónico intenso, y también algunas consecuencias como que ruidos sobre 65 decibeles ya comienzan a generar algunos problemas en el ritmo cardíaco, en el ritmo de respiración, cosas que no podíamos asociar solamente con el ruido”, detalló el otorrino de la CUC.

Por su parte, el presidente regional del Colegio Médico, Dr. Germán Acuña, expresó que “si una persona está trabajando, está concentrada en algún asunto profesional o necesita abstraerse para amamantar a su bebé, los ruidos molestos van a influir y generar estrés”.

A lo anterior, Acuña añadió que “el estrés es uno de los problemas graves de la sociedad moderna. La gente anda apurada todo el tiempo, haciendo más y más cosas por necesidades insatisfechas, y en ese contexto agregarle un factor de estrés como es el ruido molesto va a empeorar la situación”. “Cada vez tenemos más problemas de salud mental en la población. Esto parece una complicidad respecto a hacernos daños a nosotros mismos”, aseveró el colegiado.

Germán Acuña | Presidente Regional del Colegio Médico

Comercio fuera de norma

El otorrino Cristian Lara advirtió que la contaminación acústica que producen los parlantes instalados en locales comerciales “generan estrés a los que están cerca y claramente están rompiendo las normas”. Bajo este marco, un trabajador puede llegar a tener problema auditivos debido a la prolongada exposición mientras ejecutan sus labores.

“Las mutualidades en empresas grandes, por ejemplo, en la minería, tienen medido los lugares de máximo ruido, saben cuántos decibeles produce cada máquina o área de producción, y saben qué medidas de protección deben tomar y cuánto tiempo pueden estar ahí. El problema es el negocio chico, el caballero que saca un parlante para hacer una promoción con música a alto volumen”, comentó Lata, quien agregó que “ese trabajador va a llegar con molestia auditiva a la casa, dormirá mal, se le está generando un estrés propio de lo que está viviendo, porque además no puede decir “ahora me corresponden mis cuatro horas de reposo auditivo”, no puede, porque tiene que cumplir con su labor”, afirmó el especialista.

Asimismo, el Dr. Cristian Lara declaró que “dentro de las medidas de autocuidado, para que no tengas problemas de salud por los ruidos, hay un deber y un hacer de nuestras autoridades”.

“Hay una normativa que establece hasta dónde los ruidos son aceptables. Los municipios podrían encargarse de tomar las medidas cuando los ruidos sean sobrepasados. Hay también normativas de las horas en que estos pueden emitirse”, ilustró el presidente regional del Colegio Médico, Dr. Germán Acuña.

Perturbación del sueño

El otorrino Cristian Lara afirmó que “está demostrado que el ruido excesivo va a generar algún trastorno de estrés y de ansiedad, entonces afecta directamente a la salud de las personas”. En el caso que éste se registre durante las noches, la persona afectada va “a tener trastorno del sueño y por lo tanto todo lo que este genera, como el cansancio, falta de atención, no absorber mejor los procesos cognitivos o de aprendizaje”, entre otras consecuencias.

“Si bien es cierto que los ruidos molestos, de forma permanente afectan al ser humano agregándole estrés, en la noche es peor porque le quita sueño y eso puede significar problemas más graves todavía”,

En la misma línea, el Dr. Acuña apuntó a que “en una sociedad que ya está estresada, en que los habitantes están sobreexigidos, agregar ruidos molestos es en todo sentido malo. Es algo que va a afectar la salud de las personas, y si son fuera de horario, de noche un día de semana, y se impide el adecuado descanso de las personas es peor todavía”, explicó el especialista, quien añadió: “Eso es lo más grave de todo, interrumpir el buen dormir y descanso“.

Cristian Lara | Otorrino de la Clínica Universitaria de Concepción

Para evitar problemas de salud por ruidos molestos y contaminación acústica, el Dr. Lara aseguró que el autocuidado es clave. Entre los consejos están el no acostumbrarse a los ruidos fuertes, ya que esto generará costumbres de riesgo. “Te vas a acostumbrar al ruido, a escuchar la radio más fuerte de lo que necesitas, a usar el volumen más fuerte en tus audífonos, pero ese ruido en exceso te va a pasar la cuenta en algún momento con pérdida auditiva”, precisó el otorrino.

“Las principales recomendaciones son el autocuidado, primero no exponerse a las fuentes de ruido, y las fuentes de ruidos en la ciudad son el tráfico, el sector productivo como las industrias, y los sectores de recreación”, aseveró el médico.

Según Lara, “cerca del 80% de las fuentes de producción de ruido de una ciudad va a estar dada por el tráfico, entonces mientras más cerca de esos lugares esté o más intensos sean los ruidos de ese ámbito van a ser más altos nuestros problemas”, advirtió el médico de la Clínica Universitaria de Concepción.

Además, “dentro de las fuentes que producen mayor cantidad de ruido están los ferrocarriles y los aeropuertos”.

Etiquetas