Carta al director

El legado del Huaso Puentes

Por: Diario Concepción | 02 de Diciembre 2017

Señor Director:

Ante todo quiero dar mis agradecimientos por el homenaje que le rindiera el profesor de Historia y Geografía señor Alejandro Mihovilovich a mi padre, Enrique Puentes Gil, el día domingo 29 de octubre de 2017 por el Diario Concepción.

El tema que deseo plantearle tiene relación con el legado que nos dejara Enrique Puentes Gil, me refiero a su obra poética.  En una entrevista publicada en el Diario “El Sur” Concepción domingo 16 de enero de 1994, con el título “El templo más sublima es nuestra conciencia”, el poeta dice textualmente: “No quiero que alguien tome mis poemas para ponerle música “a la Violeta” y ridiculizarlos, ya que lo único que me da la propiedad sobre ellos e el “Copy Right” que me otorga el Registro de Propiedad Intelectual”.

Lo que quiero resaltar es que don Evandro Araneda Flores siempre negó la obra poética de mi padre y ahora quiere saltar a un escenario a cantar sus poemas con una guitarra mal afinada y con su voz de estridentes chillidos destemplados.  O este señor es como Pedro el pescador, personaje bíblico que negara a un hombre de buenos sentimientos; ahora tenemos un nuevo personaje Evandro el pescador, que quiere tirarle el anzuelo a la poesía del Huaso Puentes.

En octubre de 1989, la Ilustre Municipalidad de Concepción le otorga la medalla el mérito Pencopolitana “Dr. René Louvel Bert” a Enrique Puentes Gil en reconocimiento a su aporte a la cultura, siendo un fiel exponente de las tradiciones de nuestra pueblo, y este señor de apellido Araneda “maleza” gritó a los cuatro vientos, que la medalla la daba la juventud Nacionalista, desconociendo los galardones que dicha municipalidad le otorga a sus hijos ilustres o vecinos destacados, y ahora quiere colgarse de la popularidad del poeta.

Señor Araneda “maleza” sígale cantando a su partido rojo, a ese partido que nunca pudo comprar el honor del Huaso Puentes, a ese partido que siempre lo tuvo entre espinas, a ese partido que usted idolatra.  El Huaso Puentes supo sembrar grano del bueno, grano de exportación, que traspasara las fronteras y floreciera en versos, los cuales se encuentran en “el templo de la cultura” (Biblioteca Nacional de París).

Querido cuñado Araneda “maleza”, como usted sabe que soy interprete de guitarra clásica y me manejo en el arte de las partituras, aquí le mando esta pequeña introducción, después vendrán el tema y una seguidilla de variaciones si usted insiste en ensuciar la poesía de mi padre con sus espeluznantes interpretaciones (canto).

Se despide atentamente, deseándole una feliz pascua y próspero año nuevo.

 

Carlos de La Rosa Puentes Repisso

Etiquetas