Economía y Negocios

Locales de La Diagonal sufren alzas de hasta 65% en arriendo

Por: Edgardo Mora | 14 de Septiembre 2017
Fotografía: Romilio Pasmiño G.

Mientras algunos han tenido alzas anormales, otros les ha subido según el IPC. Sí coincidieron en que, en general, se trata de arriendos sobrevalorados.

Hasta un 65% más de lo normal y de una vez le subieron el arriendo del local al dueño del conocido café de la Diagonal Pedro Aguirre Cerda de Concepción “Años Luz”, destacado por la exhibición de antigüedades además de sus cafés.

Así lo confirmó su propietario, Antonio Astete, al afirmar que “los arrendadores invocando la mayor plusvalía a raíz de la remodelación de la diagonal me notificaron de un alza en el arriendo que se concretó a partir del mes de abril y de forma inmediata superior en un 65% al valor del arriendo del mes anterior”.

Requerido respecto de si otros comercios del sector han experimentado alzas similares a la suya respondió: “tengo la impresión que sí, pero no sé si en la misma proporción que me afectó a mí”.

Consultado acerca de si el mejoramiento del entorno que implicó la ejecución del proyecto Rambla impactó significativamente o en algo las ventas del local, Astete fue enfático en señalar que “llevo más de 13 años en este lugar y la verdad que si han existido aumentos en los flujos peatonales, esto no ha implicado un aumento en las ventas”, aseveró.

Desde un local de fotocopias del sector que solicitaron no ser identificados, confirmaron también el alza en el arriendo del local con el argumento de la remodelación de la Diagonal Pedro Aguirre Cerda, sin embargo, declinaron dar mayores detalles de su situación.

Comercio Ilegal

Más allá de los beneficios propios de un entorno renovado, el propietario del Café Años Luz apuntó al hecho de que lamentablemente la disposición de espacios más amplios ha dado paso a la instalación de vendedores ambulantes que ejercen el comercio ilegal, lo que se transforma en una competencia desleal respecto del comercio establecido.

Del mismo modo, recordó la polémica que se generó, en su momento, por la prohibición de la Municipalidad de Concepción de sacar las mesas de los locales al exterior.

Agrupación de locatarios

Robinson Salazar, secretario de la Agrupación de Locatarios Gastronómicos y Turísticos de la Diagonal y administrador del restorán Pietra Santa, al ser consultado acerca de las alzas en los arriendos de otros locales del sector comentó que “en nuestro caso no hemos tenido un alza considerable después de los arreglos, ha subido de acuerdo al IPC de acuerdo con el contrato, pero no he sabido de vecinos que les haya ocurrido eso, ahora de que están sobrevalorados los arriendos, claramente están sobrevalorados”.

Esta sobrevaloración se debe, según el administrador del Pietra Santa, a que “la gente fue visionaria cuando comenzó a arrendar sus locales donde se presentó una oportunidad de negocio y que tuvo la opción sólo la tomó”.

En relación al efecto que ha tenido la Rambla sobre el valor de los arriendos, Salazar, señaló que “lados perjudiciales no tiene y la verdad es que considero que fue un buen proyecto”, concluyó.

¿Cómo se establece la plusvalía?

Para Pablo Donetch, de la oficina de corretajes de propiedades del mismo nombre, “hay que separar las propiedades habitacionales, las oficinas, y las comerciales. Específicamente en las comerciales, influye principalmente el tráfico de gente y las proyecciones que tenga el sector en aumentar, mantener o disminuir dicho flujo. Hay dos tipos de flujo: vehicular y peatonal. Un buen tráfico vehicular es útil para un supermercado, para una estación de servicio y para una tienda de bienes durables, como vehículos, electrodomésticos. En cambio, un alto tráfico peatonal es útil para una tienda que venda bienes no durables en general, como una farmacia, un restorán, una carnicería, una cafetería o una librería”.

Para el caso de los locales comerciales cercanos a la Rambla en la Diagonal Pedro Aguirre Cerda, Donetch indicó que “en mi opinión, sí se justifica, aunque no habla muy bien del criterio de esa persona el haber aumentado en 65% de un solo golpe, básicamente porque, a pesar que es claro que el locatario va a tener un aumento en el flujo de personas que entren a su local gracias al hermoseamiento del entorno, el beneficio va ser escalado, en ningún caso instantáneo. A menos que el canon de arriendo estuviera muy subvalorado, un alza de un 65% en un periodo corto, significa quebrar al arrendatario. En mi opinión, una alza de esa magnitud debiera hacerse muy escalonado y concensuado con el arrendatario”, aconsejó el corredor de propiedades.

Etiquetas