Opinión

Rapinoe: la líder que nos hacía falta

Desde Muhammad Ali que no se escuchaba un deportista asumiendo un rol social de manera tan fuerte, sin miedo a enfrentarse a los más poderosos. Megan, el personaje del año. Le duela a quien le duela.

Por: Paulo Inostroza | 15 de Julio 2019
Fotografía: La Tercera

Cuando el fútbol y el deporte viven su momento de mayor suciedad aparece Megan Rapinoe. Sin miedo, cuando más razones hay para tenerlo. Porque hoy, detrás del fútbol están las empresas y políticos más fuertes del mundo y Megan se les para frente a frente y pide justicia, en tiempos donde casi nada lo es. Porque Ali no fue grande solo por cómo pegaba y se movía. Fue inmenso por su mensaje, contra la segregación racial y la guerra. Porque nos hizo ver que el deportista tiene un rol importantísimo en la sociedad y que su vitrina no puede usarla solo para analizar por qué ganó o perdió con el rival de turno. Y eso se olvidó. El deportista se transforma en ídolo, pero pocos se atreven a pasar de ídolo a héroe. Para ello, se necesita algo más que ser brillante dentro de la cancha.

Y aunque Pelé, Federer o Jordan sean perfectos en su disciplina, ninguno quiso o se atrevió a cambiar las cosas acá afuera. Sí, todos ayudan constantemente en campañas sociales, Marta y Serena Williams también actuaron contra la discriminación y hay atletas que hasta han parado hospitales y escuelas para los pobres, sin ánimo de ganar aplausos. Se agradece. Pero Megan es un ejemplo de lucha, de no temer, y su discurso siempre habla de amor. Megan, junto a tres compañeras, se sentó junto a las autoridades de Estados Unidos, el 2016, a exigir igualdad en los dineros que se entregan a las selecciones de damas y varones. Los hombres no ganan nunca, cobran más y hasta los ven menos por televisión. Sigue siendo una pelea, de muchos portazos en la cara, que podría concretarse porque alguien se atrevió a ser el rostro, fue donde quien había que ir y hasta le contestó al presidente. No fue solo de ‘chora’, no lo escribió en su twitter. Hacen falta muchas Rapinoe, en el deporte y entre nosotros mismos. Más valentía. El mundo necesitaba un héroe y hoy tiene su heroína.

Etiquetas