Economía y Negocios

Portabilidad financiera: ahorros de hasta 50% para cambiarse de banco

Se espera tenga efectos similares al mercado de la telefonía, donde se abrió la competencia, empoderando al cliente.

Por: Javier Ochoa | 07 de Agosto 2019
Fotografía: Contexto

Ahorros significativos en el costo total de un crédito que pueden llegar hasta un 25% es lo que se pueden lograr al refinanciar préstamos de todo tipo ante la baja en las tasas de interés, contexto en el cual cobra especial relevancia el proyecto presentado por el Gobierno sobre portabilidad financiera.

La autoridad económica explicó que se trata de una buena noticia para las familias, puesto que pueden acceder a disminuir el costo de la mensualidad, o bien, mantener el monto y acortar la deuda en años, pudiendo destinar el dinero extra a otras actividades, dinamizando así la economía.

El director Ingeniería en Administración de Empresas de la Facultad de Economía y Negocios Universidad Andrés Bello sede Concepción-Talcahuano, José Navarrete Oyarce, recordó que la sostenida baja en las tasas de interés, la que actualmente está en el valor más bajo de los últimos 17 años, hace que sea atractivo para un cliente, evaluar la posibilidad de cambiarse de banco, en busca de un menor pago mensual o bien, de una disminución real de la deuda.

No obstante, al materializar esta idea, se va a ver enfrentado a una serie de “barreras de salida”, anexas al ahorro económico. Nos referimos a costos adicionales y tiempo invertido en trámites.

“Se estima que el plazo para para mover un crédito hipotecario de una institución a otra, es de aproximadamente 75 días y los costos promedio están del orden de los 600 mil pesos, dependiendo del valor de la propiedad, pudiendo sobrepasar el millón de pesos en algunos casos. En ese escenario, el proyecto de portabilidad financiera, tiene como objetivo disminuir estas “barreras de salida”, reduciendo los plazos de 75 a 30 días y bajando los costos de 600 mil a 250 mil, para el caso de un hipotecario de 2000 UF”.

Según cifras públicas, actualmente hay alrededor de 1 millón de hogares con deuda hipotecaria y un poco más de 2.5 millones de personas con créditos de consumo vigente, las que se podrían ver beneficiadas con esta medida, puesto que establecer mecanismos que permitan a los clientes moverse en forma más expedita y a menores costos, tendrá un efecto directo en el aumento de la competencia entre los bancos e instituciones financieras, empoderando al cliente. “Un ejemplo concreto de lo que podría pasar, es lo que se puede ver en el mercado de la telefonía móvil, donde también existe una portabilidad rápida y expedita. No se debe olvidar que tiempo atrás, cambiarse de compañía era complejo y engorroso, quedando muchos clientes “cautivos”, por largo tiempo. Una situación similar, guardando las proporciones, es lo que se espera que pase también en el mercado financiero.

Por su parte,  la directora de Programas Advance de la Facultad de Economía y Negocios Universidad San Sebastián, Karin Bravo Fray, puntualizó que “según cifras del informe de Morosidad Financiera que la Universidad San Sebastián elabora trimestralmente en alianza con Equifax, el número de morosos en Chile, considerando instituciones financieras y retail, supera los cuatro millones de personas, una cifra altísima de la población. De aprobarse este proyecto, lo importante es hacer la difusión correcta a los clientes del sector financiero. Esta no es una medida para promover el endeudamiento, sino que es una herramienta para que los clientes se ordenen en sus cuentas, tengan opciones para cotizar y se porten a la entidad financiera más conveniente”.

Etiquetas