Economía y Negocios

Bío Bío es la segunda región con más impuntualidad laboral en Chile

De acuerdo a los expertos, hay varios factores para entender este comportamiento, que muchos atribuyen a la idiosincracia “del chileno”. Pero no es eso: tiene que ver con desafíos en infraestructura vial, calidad del transporte, la flexibilidad de horarios ante una ciudad que difícilmente va a funcionar perfecta de ocho a seis.

Por: Felipe Placencia | 22 de Junio 2019
Fotografía: Ilustración Andrés Oreña P.

Un reciente estudio realizado por Gaxu, tras entrevistar a empresas del país con más de 100 trabajadores, reveló que el Bío Bío es la segunda región en la que estos llegan atrasados en promedio más de 10 minutos. Un total de 13, 6 minutos, para ser más exacto.

En primero lugar, está la Metropolitana con 16,5 minutos. Más abajo, en el tercer puesto, está Los Lagos con 10,6.

El menos impuntual se determinó que era Antofagasta, anotando tan sólo 7,2 minutos.

¿Por que somos segundos?

En lo que respecta a la realidad regional, el sociólogo y académico de Administración Pública de la Universidad San Sebastián, Luis Silva Burgos, realizó un análisis sobre estos resultados.

La primera, que las distancias recorridas, la calidad de la infraestructura vial y del transporte público juegan en contra.

Lo segundo, la poca amabilidad de los conductores locales a la hora de enfrentar los tacos genera situaciones de atraso.

“De muestra un botón: cuando hay altos niveles de congestión, la cantidad de conductores que utilizan las vías exclusivas del transporte público es impresionante, cuestión que también sucede cuando hay emergencias, tan típicas en nuestra zona”, detalló Silva.

El experto, además, resaltó otro factor interesante. “Es la fantasía de la regularidad; habitualmente pensamos que la distancia es la única variable para el tiempo de traslado, desconociendo el surgimiento de eventos fortuitos, los cuales, al ser ignorados, no nos permiten disponer de un escenario realista para planificar el tiempo de traslado. Asociado a esto, han surgido investigaciones que plantean el hecho de que las personas que tienden a llegar atrasadas tienen un concepto más laxo del tiempo, es decir, el minuto no es realmente 60 segundos para ellas, sino que incluye un promedio de 77 segundos, según Jeff Conte, de la Universidad Estatal de San Diego, California”.

Por último, Silva aportó una visión clave: “Un último aspecto que debemos recalcar es la determinación social de los horarios. Resulta llamativo que una ciudad pretenda que todo funcione correctamente desde las 08:00 am a las 18:00 pm, sin evaluar la factibilidad técnica y disponibilidad, por ejemplo, en términos de infraestructura vial. Cuando queremos que un sistema funcione, es tarea obligatoria generar mecanismos de adaptación y de reorganización social, es decir, flexibilizar los horarios, sin que ello implique un deterioro del sistema productivo y social, desarrollar sistemas de trabajo orientados a objetivos o metas, más allá de los criterios convencionales. O sea, hay que comenzar a imaginar un nuevo tipo de sistema frente a este tipo de desafíos, entendiendo que somos una sociedad que debe aprender a auto regularse, más allá de la mera imposición normativa”.

Alfredo Gutiérrez opinó: “En mi caso, a veces, me paso por cinco minutos a lo mucho. Pero no es siempre. Para llegar antes, salgo más temprano de la casa”.

Y añadió dando razón a Silva: “El punto es que a veces quedas en un taco y no puedes adivinar una situación de ese tipo. No depende de ti, depende del exterior”.

¿Afecta a las empresas?

La empresa de ingeniería, fabricación y montaje Peumayen, ubicada en el Parque Industrial de Coronel, aseguró que, efectivamente, los atrasos se ven y afectan los sistemas productivos, pero que de alguna manera es clave saber cómo contrarrestar para que no tenga efectos mayores y que tampoco la idea es imponer sanciones.

“Depende mucho de la generación a cual pertenece el trabajador. Por ejemplo, los de más edad siempre llegan puntuales y trabajan mucho. Mientras que los jóvenes a veces llegan muy tarde”, indicó la gerenta de Proyectos, Claudia Pino, junto con la gerenta general, Lorena Pino, ambas hermanas y conocedoras del rubro metalmecánico.

Etiquetas