Economía y Negocios

El nuevo desafío de Lota: construir el museo Geo-Minero Sub Terra

Con 160 mil visitantes en 2018 (50% estudiantes), el circuito turístico ha logrado autosustentarse y ahora buscan concretar el anhelo de contar con muestras temáticas.

Por: Javier Ochoa | 18 de Mayo 2019
Fotografía: Diario Concepción

“El espíritu del museo será resignificar la identidad de Lota, a través de la voz de Baldomero Lillo, provocando el encuentro de este relato con la comunidad”.

Así describe el director ejecutivo de Lota Sorprendente, Elías Freire, lo que constituye el actual y más importante desafío de la entidad: construir el museo minero Sub Terra.

La infraestructura busca concentrar la historia del carbón y todo lo que conllevó la explotación del mineral, entregando una explicación científica del porqué se dio en abundancia en la cuenca del Golfo de Arauco y así, también, todas sus particularidades a partir de salas temáticas.

“Hemos logrado que la iniciativa pueda ser afecta a la ley de donaciones culturales por parte de las empresas, a quienes llamamos para que sean parte de este proyecto que será el coronario de la experiencia Lota Sorprendente”.

Carolina Echagüe M.

Cabe recordar que esta idea se concretó con el cierre de Enacar. Es cuando Fundación Chile en medio del proceso de reconversión de la zona, comienza a administrar el parque Isidora Cousiño, la casa de quienes fueron los médicos de la familia, que hoy es el Museo Histórico del Carbón y el pique Carlos, más conocido como Chiflón del Diablo, debido al conocido libro del escritor lotino.

La Corporación Baldomero Lillo toma el relevo de Fundación Chile, adjudicándose la concesión por 20 años del circuito.

“El hecho se concreta el 16 de enero del 2012 y desde ese día en adelante hemos logrado hacer autosustentable el circuito, manteniéndolo sólo con las visitas de turistas, por lo tanto, podríamos afirmar que ha tenido una evolución positiva, posicionando el tour como un hito importante e imperdible en la Región del Bío Bío”.

Una de las claves, sostuvo Freire, ha sido el enfoque que la Corporación Baldomero Lillo ha realizado, apuntando hacía una experiencia educativa, transformando la visita al circuito en una experiencia enriquecedora para los estudiantes.

– ¿Cuáles han sido los obstáculos en su implementación?

– Llevar adelante un proyecto turístico como Lota Sorprendente, que tienes tres polos, representa un desafió enorme y, por ende, las complicaciones aparecen con cierta periodicidad. Para ejemplificar, durante el año pasado fue necesario modernizar toda la red eléctrica del museo, porque era muy antiguo. Reparamos el motor que mueve la jaula en la mina, y también compramos 160 lámparas mineras con tecnología led. Estas las adecuamos manteniendo sus carcazas antiguas, para así mantener la sensación histórica durante los relatos de los guías.

– ¿Cuantos visitantes reciben?

– Desde que asumimos la gestión las cifras de visitantes han ido en aumento, lo que nos ha permitido llevar este circuito a cifras azules y sacarlo del estancamiento y déficit financiero de los años anteriores. El pasado 2018, cerramos con 160 mil visitantes, de ellos cerca de 80 mil son estudiantes de todo el país.

– ¿Desafíos?

– Buscamos que esta sea una experiencia histórico- patrimonial súper enriquecedora para todos quienes nos visiten, promoviendo la valoración de estos sitios, a través de un aprendizaje vivencial en el Circuito Turístico Patrimonial Lota Sorprendente.

Etiquetas