Economía y Negocios

Cuide su auto y sepa cómo manejar seguro durante este invierno 2019

Estado de neumáticos, batería, frenos, además de evitar pozas profundas, están dentro de principales consejos a la hora de enfrentar calles mojadas o escarchadas.

Por: Javier Ochoa | 09 de Mayo 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Llega el invierno, ante lo cual, los conductores de vehículos deben saber que esto conlleva condiciones más rigurosas, tanto para el automóvil como para la propia conducción.

Una de las primeras consideraciones que se debe tener, advierte gerente de Posventa de Sergio Escobar, Paulo Painepan, es el chequeo de la batería para las partidas en frío. Esto, junto con revisar el estado de los neumáticos, debido a que en época de lluvias y escarcha el riesgo de deslizamiento, derrape o pérdida de control del vehículo es muy probable que se produzca con neumáticos con extremo desgastados.

Otro factor muy importante es la visibilidad ante las malas condiciones climáticas. Por ello, es clave asegurarse del buen funcionamiento de los sistemas de refrigeración y calefacción, en especial este último para evitar que los vidrios se empañen de manera prolongada, junto con el correcto estado de las plumillas del limpiaparabrisas. Asimismo, se deben revisar los accesorios asociados a este como los mandos, el motor, la bomba y el depósito de agua para líquido lavaparabrisas.

Por último, la revisión del sistema de frenos y suspensión se torna relevante en terrenos resbaladizos a causa del frío y la nieve.

Por su parte, el docente de Ingeniería en Mecánica Automotriz y Autotrónica de Duoc UC sede Concepción, José Gutiérrez, recordó que la respuesta del neumático sobre el pavimento mojado cambia radicalmente, ya que existe una menor adherencia. “El agua actúa como una película entre el caucho y el pavimento permitiendo una mayor superficie de deslizamiento desde el momento de frenado. Al disminuir las fuerzas contrarias al deslizamiento del neumático, también, se pierde control sobre la dirección que toma el vehículo por efecto de la inercia, aumentando la probabilidad de sufrir un accidente”. El otro riesgo, añadió, consiste en la circulación por las pozas de agua que implican el riesgo de mojar componentes del sistema de freno (disco, balata, pastillas) esto provoca el mismo efecto descrito con el neumático y el pavimento, el sistema de freno podría no responder inmediatamente ya que al mojarse se formaría la película de agua entre el disco de freno y la balata.

“Hay que conducir con extremo cuidado, mantener una velocidad prudente, ya que se debe considerar, más que la velocidad de reacción al frenado, la distancia de deslizamiento antes de tener agarre del caucho en el pavimento.

Sobre las maniobras en caso de pérdida de control del auto, Gutiérrez aconsejó mantener la calma, evitar frenar en seco, dejar de acelerar. “Se debe frenar en intervalos, nunca con el pie a fondo y no olvidar tener puesto el cinturón de seguridad”.

El académico agregó que se han diseñado huellas de neumático que responden bastante bien al contacto con el pavimento mojado, sin embargo, la prudencia en el manejo y el respeto por la señalización de tránsito será siempre la mejor opción a la hora de evitar accidentes que siempre acarrean consecuencias insospechadas, apuntó.

Etiquetas