Economía y Negocios

Ocho aspectos que se deben entender a la hora de cambiar medidor eléctrico

Empresas aseguran que nuevo instrumento no impactará en la cuenta final de la boleta. Sepa las claves a observar para abordar el asunto.

Por: Javier Ochoa | 07 de Marzo 2019
Fotografía: Referencial

“El usuario paga todo” fue la frase del Presidente Sebastián Píñera, en referencia a quién pagará el recambio tecnológico del segmento Distribución del mercado eléctrico nacional, esto es pasar de los medidores electromagnéticos a los eléctricos o “inteligentes” como se les ha llamado.

La meta es recambiar a 6,5 millones de clientes de suministro eléctrico del país a 2025. Cabe explicar que los medidores inteligentes forman parte de los sistemas de medición, monitoreo y control que deberán implementar las empresas distribuidoras, de acuerdo a la Norma Técnica para Sistemas de Distribución, dictada por la Comisión Nacional de Energía en diciembre de 2017. La nueva normativa fija mayores exigencias en calidad del suministro eléctrico para los clientes, entre otros mejores estándares, a lo que se suma el famoso recambio.

Pero el problema se suscitó en la forma más que en el fondo, por eso, ahora legisladores buscan la fórmula para que sean las empresas las que costeen el recambio y no los usuarios, como hasta ahora está establecido.

Trabajo legislativo

Parlamentarios buscan la fórmula para que este cambio tecnológico no se incorpore en el cálculo de la tarifa final a cobrar.

Nueva norma técnica

De Distribución (Dic. 2017) que fija mejores estándares de calidad de suministro y establece el cambio gradual de medidores para 6,5 millones de usuarios.

¿Quién paga el recambio?

La Asociación de Empresas Eléctricas ha dicho que son ellas quienes lo incorporan a sus gastos. En septiembre 2018, se recalcularon las tarifas eléctricas.

¿Por qué es inteligente?

Deja de ser sólo un medidor, sino pasa a ser parte de un sistema completo de monitoreo y control de las redes que permite lectura remota y temporal (cada hora), para saber cuánto está consumiendo en cada minuto y cuando existen fallas para facilitar la reposición.

Tarifa ya está ajustada

En este nuevo cálculo, se incluye el nuevo gasto por concepto de medidor inteligente, pero se restan otros, como el personal de lectura. En suma, la tarifa aumentó un 1%.

¿Se puede negar?

De hacerlo, la empresa reportará el hecho a la SEC, ya que las empresas no tienen atribuciones de  fiscalización. Aunque la normativa obliga.

¿Subirá la tarifa por este concepto?

No ha sido comprobado por la SEC ni por las empresas, asegura la Asociación de Empresas Eléctricas A.G. Se incorpora al cálculo, pero desaparecen otros conceptos, como el de arriendo de medidor.

Inversión de las empresas

US$ 1.000 millones cuesta el sistema de modernización y monitoreo a las empresas, se compensa con los ahorros, por ejemplo, no lectura y corte y reposición.

Etiquetas