Economía y Negocios

Programa busca ayudar a un grupo de haitianos para lograr una exitosa integración laboral

Son 20 beneficiarios que son parte de talleres de español, habilidades blandas, apresto e intermediación laboral para facilitar el acceso al trabajo y su permanencia.

Por: Felipe Placencia | 13 de Febrero 2019
Fotografía: Seremi de Desarrollo Social

Junior Adrien Presker, oriundo de Haití, llegó al Gran Concepción buscando cumplir el sueño del “jaguar de Latinoamérica”.

Estuvo, igualmente, en República Dominicana y un primo le habló de Chile.

Algo sabía de esta larga y angosta faja de tierra, ya que las Fuerzas Armadas de la Misión de Paz en su país eran en gran parte chilenas.

Entonces, miró el mapamundi y recién ahí se dio cuenta de lo lejos que iba a estar de su familia y amigos, pero se armó de valor y subió al avión. Cerró los ojos y dejó todo atrás.

Desde que llegó a la zona no ha sido fácil. “He tenido sólo trabajos esporádicos”, aseguró en un imperfecto español, pero suficiente para desenvolverse en las calles penquistas a veces amables y en otras un tanto rudas.

Presker, como muchos de sus compatriotas, se gana la vida en trabajos no calificados, suficientes para tener dinero que sirva para un alojamiento, comida y, dentro de lo que se pueda, para ser enviado a sus familiares que están en la isla.

El apoyo

En ese contexto, 20 de ellos ya son parte del “Programa Empléate Kase Chen Chomaj”, impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social, a través de la Seremi en Bío Bío, y ejecutado por la Fundación Emplea del Hogar de Cristo, disponiendo de $20 millones gracias al Fondo Concursable Chile de Todos y Todas 2018.

“Estamos promoviendo fuertemente lo que es la cooperativa público privada. Sacar de la vulnerabilidad a las personas no sólo depende del Estado, sino que también de las múltiples organizaciones privadas que trabajan hace muchos años en esto”, explicó el seremi de Desarrollo Social Bío Bío, Alberto Moraga Kiel.

De ahí el rol fundamental que tendrá Fundación Emplea. “Hemos detectado muchas falencias y barreras de la población migrante, especialmente en la haitiana, en que tenemos que agregar el idioma”, reveló su director, Osvaldo Luengo Cerda.

Es por ello que hasta el mes de septiembre, tendrán clases de español, talleres de habilidades blandas y apresto laboral. Igualmente, una intermediación para mejorar el acceso a un puesto y su permanencia para disminuir el desempleo. “Busco un trabajo bueno y con contrato (…). Estoy muy alegre, porque en el curso se aprenderá mucho”, expresó Junior Adrien.

Etiquetas