Economía y Negocios

Región del Bío Bío – por primera vez sin viñas de Ñuble – se llevó el oro en el último Catad’Or Ancestral Wine Awards

Cuatro viñas se adjudicaron el máximo galardón en la ciudad de Chillán. Uno de ellos es Sanroke, de San Rosendo, que trabaja con cepas centenarias.

Por: Felipe Placencia | 12 de Enero 2019
Fotografía: Viña Sanroke | Facebook

Uno de los lamentos tras la división de Bío Bío y Ñuble es que esta última se quedaría con toda la fama que han ganado los exquisitos vinos del Valle del Itata.

Sin embargo, Florida y San Rosendo mantiene en alto a la Región en cuanto a calidad, ganando a pulso el prestigio que se merecen.

Prueba de ello es que cuatro viñas de la zona se quedaran con medallas de oro en la última versión del prestigioso Catad’Or Ancestral Wine Awards realizado en Chillán.

Se trata de las viñas Los Troncos, Santa Ximena, Sol de los Mayos, de la comuna de Florida, y Sanroke de San Rosendo, quienes recibieron con orgullo el máximo reconocimiento.

Es que el jurado quedó sorprendido por la conjugación de sabores que remiten directamente a la tierra donde crecen las cepas que dan vida a estas botellas que cada día ganan más adeptos.

“En un mundo donde cada vez se habla más de robotización, la agricultura familiar campesina, ancestral y de pequeña escala, se van convirtiendo en un patrimonio inmaterial de la humanidad muy valioso”, destacó el Director de Catad’Or Ancestral Wine Awards, Pablo Ugarte.

Viña Sanroke | Facebook

“Yo vengo de San Rosendo”

Precisamente, los sanrosendinos celebraron en su fan page el gran logro que cosecharon fruto del esfuerzo y dedicación ante un proyecto familiar que deja en alto a la comuna.

Se trata de un proyecto liderado por José Luis Rozas, Felipe Rozas y Cristian Rozas. Padre e hijos.

“Tricauco es un ensamblaje de dos cepas: Malbec y País en una proporción de 55% Malbec y 45% País. Posee guarda por 12 meses en Barrica de roble francés”, explicaron a sus 1.239 seguidores en redes sociales tras anunciar la victoria.

¿Y sus cualidades? “ Es un vino muy aromático, frutal, sencillo, lindo color y fresco que combina muy bien las propiedades del Malbec y País”, señalaron.

Y agregaron un dato sorprendente: “Es un vino natural y que proviene de Parras centenarias en el caso del Malbec 150 años y en el caso del País 300 años”.

Un incentivo para todos

Uno de los integrantes, Cristian Rozas, conversó con Diario Concepción sobre como los vinos del Bío Bío se posicionan rápidamente. Agradeció el apoyo de los compradores y de entidades como Indap.

– Este es un merecido premio al esfuerzo.

– Es fruto del trabajo de años. Refleja la experiencia que nos han proporcionado nuestros ancestros, el campo y sus tradiciones. Por otra parte, genera un desafío que es mantener la calidad y , por qué no, mejorar más. Esta medalla oro obtenida por el Tricauco se suma a la obtenida el año pasado con nuestro país 2016. Son prácticamente las únicas medallas obtenidas por nuestro Valle Bío Bío que ha vivido a la sombra del Valle del Itata, el que siempre ha sido el centro de interés, a pesar de que el nuestro posee parras antiquísimas como el País y el Malbec, por tanto, nos gustaría que estos premios sirvan de incentivo para que otros productores de nuestra Región sigan adelante.

Etiquetas