Economía y Negocios

Portabilidad financiera traería beneficios a consumidores

También sería una oportunidad para mejorar los sistemas de seguridad que están detrás de cada uno de los procesos. La desventaja es que todavía existe un alto desconocimiento sobre el uso y regulación de las innovaciones.

Por: Edgardo Mora | 31 de Octubre 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

De acuerdo con analistas de las universidades y centro de estudios locales, la Portabilidad Financiera traería beneficios a los consumidores de créditos, ya que permitiría mejorar sus condiciones actuales y bajar las tasas al provocar mayor competencia entre las entidades.

Claudio Parés, director del Departamento de Economía de la Universidad de Concepción (UdeC), marcó algunos puntos en una visión más bien crítica en cuanto a los efectos que podría traer la Portabilidad Financiera (P.F.).

“En su mayoría, son los bancos los que “aceptan” tener a determinada persona como cliente o no, por lo que la libertad es más bien a la inversa”, al mismo tiempo, indicó que “con más datos disponibles es probable que los bancos tengan una mayor capacidad para discriminar o “descremar” a su clientela”.

Del mismo modo, el académico aclaró: “el problema principal del mercado financiero no tiene que ver con las innovaciones que se le puedan incorporar, sino con la libertad que, efectivamente, tienen las personas a la hora de endeudarse o ahorrar, porque las personas no se endeudan por algún proyecto específico, sino porque de otra manera no llegan a fin de mes y, en lugar de ahorrar, están obligadas a invertir, que no es lo mismo”.

Otro punto resaltado por el director del Departamento de Economía de la UdeC es que la P.F. “efectivamente hace un poco más transparente el acceso de las personas a los productos financieros, sin embargo, también podría hacer más transparente la disponibilidad de datos que los bancos tengan de las personas. Desconozco el detalle del proyecto, pero puede haber un problema ahí, especialmente, respecto del uso de datos privados”.

Por su parte, Luis Felipe Slier, director de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián (USS) coincide con Parés, en tanto, plantea que “uno de los grandes desafíos que deberá enfrentar la banca en el futuro cercano será mejorar sus sistemas de seguridad y, por sobre todo, el manejo de información detrás de cada uno de sus procesos”.

Slier también apunta a que entre los efectos “habría una mayor competencia y beneficios para todos los consumidores de productos financieros, generando menores costos de cambio entre instituciones financieras”, y agrega que “hoy en pleno siglo XXI, tenemos la tecnología (blockchain) y las capacidades para dar un salto en innovación financiera y aumentar la competencia en un sector estratégico para el mercado”.

Otros aspectos a considerar, según el director de Ingeniería Comercial de la USS, es lo que puede dificultar la implementación de la Portabilidad Financiera, ya que “será el tiempo que las entidades financieras requieran para ponerse de acuerdo en la forma de operar y portar los datos personales de los clientes de una institución financiera a otra, así como también el cambio cultural y el acceso a la banca tradicional de segmentos de la población que no lo ven como una real posibilidad”.

Renato Segura, director del Centros de Estudios de la Realidad Regional, Cerr, afirma que una de las ventajas es “avanzar en profundizar el mercado financiero es el principal y mayor beneficio de la medida. Esto permite administrar de mejor manera los costos de asimetría de información, señales y agencias. La desventaja, es que todavía existe un alto desconocimiento sobre el uso y regulación de las innovaciones, lo que a la larga genera un beneficio abundante y desproporcionado para unos pocos actores”.

Protección de datos personales

Jessica Matus, abogada y fundadora de la ONG Datos Protegidos, explicó que “la portabilidad es un derecho del titular de datos a solicitar y obtener del responsable, una copia de sus datos personales en un formato electrónico estructurado, genérico y común, que permita ser operado por distintos sistemas y poder comunicarlos o transferirlos a otro responsable de datos”.

Matus expresa, además, que “el derecho a la portabilidad de los datos es un paso más allá del derecho a acceder a nuestra propia información, respecto de un controlador de datos, en el sentido que se puede solicitar la entrega de un alto volumen de datos y también posibilita su transmisión a otro responsable o controlador”.

La fundadora de Datos Protegidos asegura también que “este es un nuevo derecho consagrado en el reglamento europeo de protección de datos -Gdpr- y en el proyecto que reforma la Ley de Datos personales, 19.628”.

 

Etiquetas