Economía y Negocios

Advierten de posibles impactos de proyecto de carretera hídrica

En tanto, la Corporación Reguemos Chile asegura que iniciativa aumentaría en tres puntos PIB de Chile y generaría 1 millón de empleos.

Por: Javier Ochoa | 12 de Septiembre 2018
Fotografía: Gentileza José Leniz

Experto del centro de Ciencias Ambientales Eula Chile, Óscar Parra, advirtió sobre la necesidad de contar con una gestión integrada de cuencas hidrográficas antes de implementar cualquier proyecto que trasvasije agua entre regiones del sur y el norte de Chile, y asegurar así el suministro para los distintos usuarios de la región, en especial, para el consumo humano.

Esto, tras el reimpulso que ha tenido el proyecto de carretera hídrica que desarrolla la corporación Reguemos Chile, del empresario Juan Sutil.

La idea es llevar agua desde el sur hacia el norte del país, y con eso regar un millón de hectáreas distribuidas entre el Bío Bío y Atacama. Con esto, además, se espera generar un millón de empleos vinculados con la agricultura, sector que gracias a la expansión elevará su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) nacional desde los proyectados US$ 18 mil millones, hasta alcanzar los US$ 65 mil millones hacia el año 2036.

“El 25% de la producción agrícola de Chile se concentra en la zona del Maule. Son 200 mil hectáreas. Pero si ese 25% lo traspaso hacia Copiapó, donde queremos regar 200 mil hectáreas más, eso significará llevarse todo el polo productivo y de desarrollo que eso implica, e instalarlo en Copiapó. Si le sumamos una mayor producción agrícola, significará darle tres puntos al PIB del país. Con eso, Chile pasará a ser un país desarrollado y nos pondremos a la altura de Portugal y de España”, comentó Juan Sutil a diario Pulso en abril de este año.

El investigador del Centro Eula, Óscar Parra, dijo que lo primero es asegurar la calidad del agua para consumo humano, cuya población se concentra en la parte baja del río y es aguas arriba (limpia) desde donde se pretende sacar hacia el norte.

Ante esto, el director ejecutivo de Reguemos Chile, Maximiano Letelier, aseguró que el proyecto será el factor que empuje una gestión integrada de cuencas, a través de promover una real gestión del agua, legal y físicamente. “La gestión integrada de cuencas es un concepto que lleva 40 años dando vueltas, sin ningún logro o avance. Esperamos que el proyecto de carretera hídrica contribuya a la gestión del agua, dando una real opción para su optimización y buen manejo”.

Etiquetas