Economía y Negocios

Preocupación por más de 16 mil niños y adolescentes que trabajan en la Región del Bío Bío

Las autoridades regionales aseguran que el Comité Regional por la Erradicación del Trabajo Infantil es clave para bajar las cifras y que hay un compromiso por velar por sus derechos.

Por: Felipe Placencia | 05 de Julio 2018
Fotografía: Contexto

La agradable temperatura en el céntrico mall hace olvidar que afuera llueve, corre viento y hace frío. De pronto un pequeño de no más de 10 años pide monedas y deja un calendario al lado del café que está en la mesa y la realidad vino como un trueno: en la Región del Bío Bío más de 16.000 niños y adolescentes, entre cinco y 17 años, que se ven forzados a trabajar por diversos motivos, entre ellos, la precariedad familiar.

La cifra se desprende de un olvidado estudio del  Ministerio del Trabajo y del Desarrollo Social que data de 2012 ( y profundizado con otro informe en el 2013) , donde se revelaba que a nivel nacional alrededor de 229.000 menores de edad estaban en esta condición.

“Nosotros estamos en el 5,9% de la macro zona centro (Valparaíso, O’Higgins, Maule y Bío Bío que totalizan 65.284), pero también al lado del 10% de la macro zona sur, que parte en Tirúa”, lamenta el  Seremi del Trabajo y Previsión Social, Carlos Jara.

Más allá de las apreciaciones estadísticas, “lo que importa es la problemática”, resalta la autoridad regional, apostando a los esfuerzos del Comité Regional por la Erradicación del Trabajo Infantil, que se reúne trimestralmente para ver los alcances.

“Me he dedicado a recorrer las comunas y no hay duda de que todos los alcaldes están alienados en combatirla”, asegura Jara.

Manifiesta que la tarea de difundir y capacitar en establecimientos educacionales lejanos a la capital regional es clave, porque no sólo afecta a la urbe, también a comunas rurales.

Y la normativa vigente es clara. Ningún menor de menos de 15 puede o debe estar sometido a un régimen laboral, con excepciones de aquellos que se desempeñan en áreas artísticas como televisión o música, con la debida venia del representante legal o Tribunal de Familia. Los análisis demuestran que 5.825 lo hacen en la Región.

“La norma laboral autoriza excepcionalmente a los menores de dieciocho años y mayores de quince a celebrar contratos de trabajo sólo para realizar trabajos ligeros que no perjudiquen su salud y desarrollo siempre que cuenten con autorización expresa del padre o madre”, explica la Dirección del Trabajo.

Quienes están en este segmento son 10.495 de acuerdo a los antecedentes.

Si bien el 2012 y 2013 puede sonar muy lejano,  las proporciones deberían ser similares hoy en día, pero es algo que deberán dejar en claro nuevas observaciones.

Sensibilizar a la ciudadanía

Durante esta semana y en dependencias de Carabineros de Concepción se realizó una jornada para abordar los desafíos.

También, hacer la bajada de información respectiva a quienes están en terreno en el día a día, como los efectivos que son parte del Modelo de Integración.

“Son los encargados de tener el nexo más directo con la comunidad, por eso, es importante que sepan y estemos todos al mismo nivel de información, para poder sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de denunciar la existencia de un niño, niña o adolescente que esté inserto en una situación de trabajo infantil”, destaca la mayor de Carabineros, Karen Varela.

El gobierno Regional asevera que hay una preocupación a nivel país y que hay una planificación en curso.

“Para el gobierno del presidente Sebastián Piñera el tema ha sido prioridad desde el primer día. Por eso, se creó una Mesa de Acuerdo Nacional que ya entregó 94 propuestas y creemos que con iniciativas de coordinación como la de hoy estamos dando pasos concretos para mejorar la condición de miles de niños cuyos derechos siguen siendo vulnerados”, adelanta la seremi de Gobierno, Francesca Parodi.

“Plata para comer”

Uno de ellos es mejorar o potenciar programas de retención escolar y realizar los cambios legislativos necesarios para crear una modalidad educativa que reconozca las particularidades de aquellos que han abandonado el sistema y se buscan reincorporar.

– ¿Por qué andas vendiendo?, usted debería estar en la escuela.

– Necesitamos plata para comer.

– ¿Y tus papás?

– Mi mamá anda haciendo lo mismo, es esa que está en la otra mesa. No tengo papá.

Para la psicóloga y coordinadora zonal de la Corporación Opción, Loreto Hermosilla, las intervención es clave. “Cuando un niño comienza a trabajar, pierde parte de su infancia. Se sienten adultos y pierden fases de su desarrollo”.

El seremi del Trabajo, Carlos Jara, es optimista con el plan. “Queremos cambiar esta realidad”.

Etiquetas