Economía y Negocios

Economista jefe de Banco Itaú: “La recuperación económica de Bío Bío será un poco más tardía que a nivel país”

Aseguró que la ansiada recuperación económica ha llegado, de la mano de factores externos, principalmente, ligado a los mejores precios del cobre y de la celulosa, aunque en el caso de la Región, efecto demorará al menos un año.

Por: Javier Ochoa | 01 de Junio 2018
Fotografía: Gentileza Banco Itaú.

Miguel Ricaurte es el economista jefe de banco Itaú, quien estuvo en Concepción analizando el momento económico en un encuentro con clientes.

Diario Concepción habló con él sobre la actualidad económica chileno y regional, y entregó algunas luces de la llegada de la ansiada recuperación.

– ¿Estamos en un ciclo de recuperación económica?

– La sensación que uno tiene después de cuatro años de bajo crecimiento, es que este año se han visto señales más allá de los brotes verdes aislados, de recuperación en distintos sectores de la actividad económica, lo que permite estar más confiado en que viene un escenario más positivo.

– ¿Qué está detrás de este panorama?

– Creemos que son factores externos lo que explica en gran medida esta recuperación, ya que se han beneficiado economías emergentes en general, exportadores de materias primas que vieron caer sus precios de productos exportables a partir de 2014 y 2015, y que desde hace un año y medio ya, han visto elevar su valor, como es el caso del cobre y de la celulosa, que atañe principalmente a la Región del Bío Bío y que aún ha tenido un efecto limitado acá en la zona, pero esto dependerá de un poco más de tiempo.

– Con el cobre tampoco se ha notado un crecimiento…

– Sí, pese a que subieron a mitad del año pasado. Pero es probable que el ciclo político limitó un tema muy importante, que es la inversión, la que estuvo contrayéndose hasta el tercer trimestre. Recién a fines del cuarto trimestre de 2017 dimos una vuelta, lo que habla de la necesidad del empresariado de resolver la incertidumbre política.

Hoy hay datos que dan cuenta que al primer trimestre de este año la inversión está volviendo, no sólo en maquinarias y equipos, sino también en construcción. Y esto es clave, porque hay que pensar que Chile no puede crecer sólo con los ingresos del cobre, sino con la inversión asociada a estos precios altos del metal.

– ¿Y qué pasa en Bío Bío?

– Es una Región que representa un quinto de la manufactura nacional y, obviamente, ligado al mundo maderero, papelero y de celulosa. Ya a mediados del año pasado, el precio de la pulpa se elevó de manera importante, con precios que llegan a las US$900 la tonelada métrica. Esto se convierte no sólo en un mayor aliciente para la producción, sino también para la concreción de planes de inversión, situación que moverá a la Región los próximos años, no solamente a partir de la venta de celulosa. Esta inversión más potente movilizará no solamente a la industria papelera, sino también maderera porque se genera una demanda indirecta. También, el sector transporte y servicios financieros se verán beneficiados. Lo anterior explica que la recuperación en Bío Bío será un poco más tardía respecto al resto del país con el efecto cobre.

– ¿Qué tan tardía?

– Lamentablemente, no tenemos datos tan actualizados regionales, pero mirando el desempeño, por ejemplo, del mercado laboral: mientras que a nivel nacional al primer trimestre ya se creó empleo asalariado, la creación de empleo en la zona todavía fue por cuenta propia. No había aún un empleo formal. De hecho todo el empleo creado al primer trimestre en Bío Bío fue del sector informal. Por otra parte, el mayor dinamismo del sector Construcción, intensivo en generación de mano de obra, recién a fines de este año y principios del otro generará efectos en la Región relacionado con empleos formales.

En definitiva, todo dependerá del sector privado y sus planes de inversión. Yo creo que dentro de mediados de año y principios de 2019, veremos un despegue de inversiones importantes, cuyo efecto demora un poco, pero se prolongará hasta por tres años, porque no son proyectos que duren un trimestre.

Escenario internacional

Proyectamos que el precio del petróleo no seguirá subiendo, incluso bajaría hacia finales de año quedándose en algo así como US$67/68 el barril, lo que hace suponer que no veremos alzas en el precio de la energía en Chile, dependiente energéticamente de la importación de crudo, lo que se sustenta además por el tipo de cambio. No veremos presiones inflacionarias internas, ni para los consumidores (bencinas) ni para el sector industrial (energía).

Nuestros modelos, descartan un dólar bajo la línea de los $600, bordeando los $610/ $630 por dólar promedio, lo que favorece al sector exportador y, por ende, a la Región del Bío Bío.

Lo anterior, obviamente, sino pasa algo extraordinario, como una guerra comercial. Pero creo que Trump buscaba presionar y mejorar las condiciones de un acuerdo comercial con China para favorecer su base electoral, que es el sector industrial.

Etiquetas