Economía y Negocios

Buses Línea Azul ingresa nueva demanda contra Tur Bus y Pullman

Por: Silvanio Mariani | 13 de Enero 2018
Fotografía: Archivo

Demanda civil por indemnización de daños y perjuicios solicita el pago de 22.700 millones de pesos. Ya existe una condena por colusión de las demandadas para impedir el ingreso de Línea Azul a rutas del norte del país.

La chillaneja Buses Línea Azul ingresó en diciembre una demanda civil por indemnización de perjuicios en contra de Tur Bus y Pullman, además de la empresa Cometa, que  es del grupo Pullman. La demanda ante el  Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) busca una indemnización por los daños y perjuicios que sufrió la compañía al ser obstaculizado su ingreso a rutas del norte del país en los años 2010-2013, a través del “acaparamiento coordinado de terminales que ejecutaron las empresas demandadas”, según el TDLC.

En la determinación del monto de los daños que Línea Azul demanda, que alcanza la suma de $22.700 millones, se ha contado con la asesoría de profesionales con doctorado en Economía, entre otros expertos en materias de libre competencia.

De hecho ya existe una condena por colusión en contra de las demandadas, por sentencia del TDLC de 2014, que se basó no solo en la prueba aportada por la Fiscalía Nacional Económica sino que además en el reconocimiento de hechos que hicieron las requeridas Tur Bus, Pullman Costa, Cometa y Romani.

Sentencia y multa

En sentencia con fecha de 30 de enero de 2014, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia resolvió acoger el requerimiento presentado por la FNE en contra de Tur Bus, Pullman Transportes Cometa y Romani por la práctica de “acciones coordinadas tendientes a bloquear el acceso de competidores a diversos terminales del país”. El Tribunal consideró que estas acciones impidieron o retardaron el ingreso de nuevos actores en determinadas zonas.

Según el fallo, se tuvo por acreditada la existencia de un concierto para obstaculizar el ingreso de competidores potenciales en general -y de Línea Azul en particular a los terminales de autobuses interurbanos de las ciudades de Valparaíso, Coquimbo, La Serena y Carlos Oviedo Cavada de Antofagasta, “con el objeto y efecto de impedir o de restringir la competencia en el transporte hacia y desde dichas ciudades”.

La Fiscalía pudo demostrar que hubo una estrategia para ir “acaparando de manera coordinada oficinas para la venta de pasajes” en distintas ciudades del norte al menos desde el año 2009, “arrendando o comprando aquellos espacios que iban quedando disponibles, creando barreras artificiales al ingreso del mercado del transporte terrestre”.

Finalmente, el Tribunal ordenó a las empresas denunciadas a pagar el máximo de las multas pactadas, esto es  675 UTA a Servicios Pullman Bus Costa Central S.A.; 1.125 UTA a Transportes Cometa; 1.800 UTA a TurBus;  y, 52 UTA a Sociedad de Transportes y Turismo del Norte y Compañía Limitada. Es decir, un total de 3.652 UTA (Unidad Tributaria Anual), que en valores de diciembre ($563.664) suma poco más de dos mil y 58 millones de pesos ($2.058.500.928,00).

Operadora local

Buses Linea Azul está presente en muchas de las grandes y medianas ciudades del país. La compañía comenzó a operar hace más de 40 años y con el inicio de la expansión de los años 90, logró consolidarse en Santiago y el resto del sur de Chile. Llegó a controlar un 6% del mercado, convirtiéndose en la tercera más grande de Chile. Según la FNE, tal expansión fue interpretada como una amenaza al poderío de Tur Bus, Pullman y otros grandes del negocio, y por ello las acciones para evitar el ingreso de la empresa chillaneja en las ciudades del norte.

Se consigna que Línea Azul debió invertir más de 11 mil millones de pesos para ofrecer sus servicios en los terminales del norte, lo que significó la compra de un gran número de buses, arriendo de oficinas y contratación de personal. La demanda presentada en diciembre solicita indemnización por daño moral, patrimonial y lucro cesante.

Etiquetas