Economía y Negocios

José Ramón Valente: “Estamos en una especie de pantano del cual todos queremos salir”

Por: Edgardo Mora | 30 de Septiembre 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

El economista repasó los principales aspectos del escenario económico nacional actual junto con realizar sus proyecciones sobre el Cobre, el Dólar y la Bolsa de Santiago. No dejó fuera las prioridades para el próximo Gobierno.

De punta en blanco y concentrado, al parecer, en su alocución como exponente de la Reunión Nacional de la Vivienda, Renav 2017 organizada por la Cámara Chilena de la Construcción, José Ramón Valente, economista, director ejecutivo y fundador de Econsult respondió muy gentilmente y con dedicación a cada una de las preguntas de Diario Concepción.

El economista repasó los principales aspectos del escenario económico nacional actual junto con realizar sus proyecciones sobre el Cobre, el Dólar y la Bolsa de Santiago. Tampoco dejó fuera las prioridades que deberá enfrentar el próximo Gobierno en materia económica.

– ¿Cómo describe el escenario económico actual en Chile?

– Lamentablemente, hemos tenido un muy bajo crecimiento económico durante 4 años y eso se ha notado en que el ritmo del progreso ha disminuido y hemos creado mucho menos empleo del que habíamos tenido y los salarios han estado creciendo bastante menos, y por lo tanto, si bien no estamos en una crisis, sí estamos en una especie de pantano del cual todos queremos salir y vemos algunas expectativas de poder hacerlo en el futuro.

– ¿Cuáles son, a su juicio, los principales pendientes económicos que está dejando el gobierno saliente?

– El gobierno saliente cometió un error de diagnóstico muy importante que fue pensar que la forma en que querían progresar los chilenos hacia adelante era hacer borrón y cuenta nueva respecto de lo que se había hecho los 30 años anteriores y partir de una hoja en blanco. Parte de ese diagnóstico incluía que el crecimiento estaba dado y que independientemente de lo que el país hiciera iba a seguir creciendo a un 5% al año, lo que fue un mal diagnóstico que nos llevó a malas políticas y malos resultados. Entonces los pendientes que deja este Gobierno son muchos pero el más importante de todos es retomar el crecimiento económico que es lo que permite, por lo demás, financiar las reformas sociales, dado que sin crecimiento económico no tenemos impuestos y sin ellos no tendríamos las reformas sociales que quisiéramos hacer.

– El Banco Central aclaró que no se puede dar por segura la recuperación en alusión a los dichos de Hacienda respecto de que con la primavera llegaron mejores proyecciones como un P.I.B. del 3% para 2018. ¿Cuál es su postura frente a esta proyección?

Las expectativas del mercado hablan hoy día de entre 2,5% y 3% dependiendo si uno es menos o más optimista…

– Pero en el ámbito de las certidumbres…

– Creo que esas expectativas de crecimiento son condicionales a la elección presidencial de noviembre próximo. Efectivamente, en la medida que no existan sorpresas, en el sentido que no sea elegido Sebastián Piñera, que es lo que creen más del 70% de los chilenos, más allá de su posición política y de cómo votarán.

– ¿Pero cree que la figura de Sebastián Piñera influyó en mejores certidumbres económicas?

– Hay varios bancos, como por ejemplo, Credicorp que han salido diciendo que Chile va a crecer independientemente de quien sea presidente el próximo año y cómo se dé el resultado de la elección y que será en torno al 3%. Yo creo que eso no es cierto y que efectivamente es condicional al resultado de la elección y para mí sería una sorpresa muy negativa para el clima de negocios que Sebastián Piñera no sea electo presidente.

– ¿Cuáles serán los principales desafíos económicos que deberá asumir el próximo gobierno?

– La primera prioridad del próximo gobierno es generar las confianzas para que se reactiven las inversiones. En Chile llevamos 4 años consecutivos de caída en la inversión y sin inversión es muy difícil crear puestos de trabajo, tener crecimiento y mejoras salariales.

– Y respecto de las reformas…

– Lo que pasa es que el proceso de inversión requiere confianzas en el futuro cuando no es así se prefiere guardar la inversión, de ahí la importancia que el próximo presidente, si es Piñera sobre todo, ponga una agenda a largo plazo de 8 años para que dé una perspectiva y ojalá sea lo más compartida posible con un porcentaje amplio de la población, eso es lo que va a dar confianza para invertir. Si la gente percibe que el gobierno de Piñera sólo será un paréntesis y que se volverá a replantear todo en 4 años más obviamente este país no irá por una muy buena senda.

– ¿Cuáles debieran ser las prioridades para el presupuesto 2018?

– El ministro de Hacienda ha dicho que las prioridades son Salud y Educación y si uno ve cuáles son las prioridades de la gente uno debiera incluir ahí también la Seguridad, Empleo y Crecimiento y procurar que el presupuesto tenga un equilibrio.

– Y en el área de infraestructura…?

– Es un área que hay que reactivar y existen varias fuentes para ello. Cuando hablamos de infraestructura hablamos de OO.PP. Pero también están las concesiones que son súper importantes y también está la infraestructura privada. En la medida que creemos un buen clima para la inversión  y se haga andar una máquina del gobierno que esté bien aceitada, la verdad es que podemos pensar en mejorar la infraestructura.

– Hay un proyecto que se quiere ingresar al congreso para destrabar inversiones, ¿está de acuerdo con eso?

– Si ese proyecto es bueno y lo está ingresando este Gobierno va a tener apoyo porque creo que efectivamente es una prioridad porque no puede ser que en Chile demoremos más de 8 años en aprobar un proyecto grande porque en 8 años se pasa la oportunidad de negocio para muchos de esos proyectos. Hace sólo 20 años atrás nos demorábamos dos años en lo que hoy día nos demoramos 8.

– ¿Cuáles son sus proyecciones para el Cobre, el Dólar y los nuevos récords de la Bolsa de Santiago?

– Para eso habría que tener una bolita de cristal pero igual te puedo adelantar que mis expectativas es que no creo que veamos grandes movimientos para ningún lado porque debiéramos pensar que el cobre debiera estar en torno a los 2,7 ó 2,9  dólares la onza que es a lo que está transando hoy día, ojalá fuera más pero no lo veo más allá. El dólar depende mucho de lo que ocurra en los mercados internacionales y depende un poco de cómo le irá a EE.UU donde el tipo de cambio ha tenido una caída muy importante durante este año y hay analistas que lo ven cayendo aún más. Mi percepción personal es que vamos a estar rondando estos niveles actuales entre $ 640 y $ 670 con una tendencia más alcista que hacia abajo.

– ¿Qué cambios haría a las reformas tributaria y laboral para mejorar el crecimiento económico interno?

– Sobre la Reforma Tributaria lo primero que hay que hacer es simplificarla porque es una majamama que entiende muy poca gente, ni siquiera los expertos tributarios la entienden, de tal forma que sea entendible y aplicable y que no dé ningún espacio para dudas. Otro error importante es desincentivar la inversión y la forma de corregirlo es no subir los impuestos a las empresas, porque está contemplado que suban a 27% el próximo año y es muy difícil que se puedan bajar por las presiones fiscales que existen hoy día, en el largo plazo tal vez se pueda pensar en bajar aún más siguiendo un poco la tendencia mundial como EE.UU y Francia. Quedaríamos con un 27% cuando el promedio de la Ocde es 24,5% y EE.UU quedaría con un 20% por lo tanto quedaríamos en una posición muy poco competitiva en un mundo globalizado.

 

Etiquetas