Deportes

Más lesiones en el deporte: ¿consecuencia de la pandemia?

Calendarios recargados, viajes más largos. PCR y otros exámenes, estar encerrados en burbujas sanitarias. El coronavirus ha impuesto un nuevo orden en el deporte mundial, lo que también ha repercutido en la salud mental de sus protagonistas. Ello, junto a las exigencias físicas, ha llevado a que, en muchos casos, se presenten dolencias que limitan la actividad de los deportistas.

Fotografía: Cedida

Por estos días, se juega una nueva final de la NBA, el básquetbol estadounidense que sin dudas es la mejor competencia del mundo. Sus protagonistas son los Phoenix Suns y los Milwaukee Bucks, que a inicios de temporada no estaban como favoritos. En el camino, quedaron elencos como los Lakers o los Nets, cuyo potencial se vio muy mermado por las lesiones de algunos de sus jugadores. En la Copa América que acaba de terminar, Chile contó con un Arturo Vidal muy disminuido físicamente, lo mismo que Alexis Sánchez. De cara a los Juegos Olímpicos, hay ausencias en diversas disciplinas, pues en algunos casos las clasificatorias se realizaron en condiciones muy adversas sobre todo para quienes debían viajar mucho para participar, o bien se optó por no ir debido a las restricciones sanitarias.

El coronavirus ha cambiado todo, y el deporte no es la excepción. Burbujas sanitarias, toma constante de PCR. También adaptación de nuevas rutinas físicas, debido a las condiciones limitantes de los entrenamientos, sobre todo, después del primer gran receso por la pandemia, hacen que los atletas estén sometidos a condiciones muy diferentes. Además, los calendarios se han debido ajustar, subiendo las exigencias en muchos casos, lo que desemboca en más lesiones. En este panorama, no se resiente sólo la parte física, sino también la mental.

Diagnósticos

José Luis Gotelli, preparador físico Basket UdeC, comentó que “las lesiones siempre están, pero ahora cuando volvimos tuvimos que tomar precauciones, pues los jugadores venían de casi un año sin entrenar ni jugar a nivel competitivo, de alto rendimiento y el estrés que provoca eso. Por eso, cuando retornamos hicimos mediciones, evaluaciones, vimos la condición de cada uno. Además, de entrada y salida se toma el peso de cada uno para ver los niveles de deshidratación. Así, de alguna manera, evitamos que hubiese tanto desborden y tanto problema físico, aunque como decía siempre existirán, pero la idea es minimizar el riesgo de lesión”.

En ese sentido, añadió que “las cargas igual se van manejando de acuerdo al calendario. Uno revisa semana a semana y se va ajustando el trabajo físico, técnico y táctico para no recargar. Además, se hacen labores compensatorias, de movilidad articular, flexibilidad, y tratar de recuperar a los jugadores también con la alimentación y la hidratación, el descanso también”.

Gotelli también destacó que “cuando la Liga entró en receso por un mes fue más preocupante, pues la cuarentena provoca mucha ansiedad, las cargas son muy altas, no hay partidos, pues eso ayuda a que tengas un control. Igual creo que no hemos tenido tantas lesiones. A veces hay molestia, sobrecarga, pero eso se recupera en un par de días con descanso”.

Además, reconoce que el inicio de los trabajos fue complicado. “Me tuve que adaptar a las condiciones. Cuando volvimos, empezamos trabajando en las canchas del complejo Campanil UdeC, y ahí hicimos mucho trabajo aeróbico, de base, y ocupamos el gimnasio, la sala de musculación, harta fuerza, combinando ambas cosas. Ya cuando pasamos al gimnasio cambió esa mecánica, se agregaron trabajos de velocidad, técnico-tácticos. Pasamos de entrenar en una jornada a dos, fuerte, y nos fuimos acomodando. Si haces encuestas te ayuda a ver cómo el jugador percibe el entrenamiento. Utilizamos la escala de Borg para ver la intensidad del esfuerzo, y aplicamos otra encuesta, con preguntas relacionadas a cómo se durmió, si está muy estresado. Toda esa información la vas manejando y acomodando las cargas, ves si es necesario cambiar lo planificado”.

En ese sentido, agregó que “también ocupé una aplicación que se llama My Jump, y a través de ella saqué un perfil de fuerza y velocidad aproximado, que me sirve igual para la planificación. La idea es que todo sea lo más controlado posible”.

El doctor Andrés Toro Salinas, profesor de Educación Física y kinesiólogo, doctor en Fisiología y académico de la Facultad de Educación de la Ucsc, afirmó que “la incidencia de lesiones ha disminuido en los atletas en comparación al retorno a los entrenamientos y competencia posterior a los confinamientos del año 2020, debido a que han trascurridos varios meses de la vuelta al régimen de entrenamiento habitual anterior al inicio de la pandemia. Sin embargo, hay factores asociados a las “burbujas sanitarias” que podrían incidir en las lesiones, como lo son el tema nutricional, el descanso y principalmente el aspecto psicológico”.

En esa línea, agregó que “las lesiones osteomusculares siempre han sido las de mayor frecuencia en deportistas, asociadas al entrenamiento o durante la competencia, sin embargo, un elemento diferenciador para los tiempos actuales es el componente psicológico, mental y nutricional. Que en contexto de ‘burbuja sanitaria’ podrían afectar directa o indirectamente el rendimiento deportivo, principalmente, porque muchos deportistas no se alimentan de manera adecuada en sus casas, y el aspecto psicológico, relacionado específicamente a sufrir mayores situaciones de estrés y ansiedad que influyen en el aspecto del descanso y el buen dormir, elemento clave y a veces poco valorado en la rutina de los deportistas de alto rendimiento”.

Sobre la incidencia del estrés, Toro aseguró que “el componente psicológico y mental, fue uno de los más afectados junto a la disminución de las capacidades físicas de los atletas, donde los efectos psicológicos negativos más comunes son el estrés, la ansiedad, el miedo y la depresión. Sumado a la pérdida de la rutina diaria, la falta de contacto con los compañeros y el entrenador, el feedback imprescindible entre atleta y entrenador claramente se afectó de gran manera durante el confinamiento. Varios estudios al respecto mostraron que entre un 50% y 60% de los deportistas europeos, africanos o estadounidenses sufrieron de ansiedad y/o estrés durante el confinamiento. Un estudio realizado por el Comité Olímpico de Chile (Coch), resaltó que un 60% de los deportistas señalaba que la calidad de sus entrenamientos decayó considerablemente durante la pandemia”.

Rolando Sepúlveda, psicólogo del Deporte que trabaja con el plantel de Huachipato, dijo que “hay mucha evidencia que vincula el estrés (como respuesta psicofisiológica, vale decir, mental y física) a la aparición de lesiones, especialmente, las musculares. Dado que experimentar una respuesta de estrés implica distintas consecuencias de nivel físico y psicológico, como por ej: una mayor tensión muscular, y una desregulación de nivel hormonal, donde se secreta mayores niveles de cortisol, el cual, si bien, nos puede ayudar para lidiar con demandas estresantes, si se mantiene en el tiempo, genera efectos nocivos en el cuerpo, especialmente, de los deportistas. De ahí a la necesidad de trabajar la gestión del estrés como parte fundamental del trabajo con este tipo de población”.

El también docente universitario, respecto a que si una disciplina puede verse más propensa que otra, aseguró que “tenemos que recordar que todo el entrenamiento desarrollado desde el inicio de la pandemia hasta hace unos meses atrás, era realizado de forma remota y, por lo general, en espacios reducidos o acotados, en la mayoría de los casos, lo cual ayuda, pero condiciona de cara a enfrentar demandas competitivas de la forma adecuada. Creo que ha sido difícil generar la base física y psicológica mínima para enfrentar las demandas de la temporada y por supuesto, influye en la aparición de lesiones, especialmente, musculares”.

El preparador físico Rodrigo Melgarejo indicó que “el deportista se vio muy afectado en la primera etapa de pandemia al estar en el encierro, no en el entrenamiento habitual porque se hace menos específico y puede llevar a problemas de aumentar masa de grasa o disminuir masa corporal. Al volver a las prácticas presenciales, si no se manejan las cargas de manera progresiva también se pueden producir lesiones. La competencia es exigente y en poco tiempo, por lo que la clave es manejar los tiempos de recuperación”.

Además, comentó que “a veces no se alcanza cuando hablamos de alta intensidad, deportes de mucho impacto, cambio de dirección, frenos y golpes. Se genera daño a nivel neuromuscular y el jugador no llega al cien a la siguiente competencia. También hay menos tiempo para trabajar la táctica con jugadores más agotados y con un cansancio sicológico, sumado a los viajes”.

La visión de los atletas

Eduardo Marechal, jugador de Basket UdeC, contó que “no fue fácil regresar después de tanto tiempo parados. No parados, pero entrenando de una forma muy distinta a lo que es realidad de juego. Cada vez que nos ha tocado algún receso largo es lo mismo. Intentas volver y se siente porque el juego real es de roce, cambios de ritmo y eso lo notas, no es fácil. Ha habido muchas lesiones en el básquetbol porque nos costó llegar a nuestro cien. Yo volví y me desgarré y no me había desgarrado nunca. Piensas que estás preparado, pero no es tan así”.

Además, destacó que “después viene la gran cantidad de partidos, a un nivel exigente. Nos ha costado mucho tener el plantel completo y le ha pasado a todos los equipos del país. Ahora recién te puedo decir que estamos con todos los jugadores disponibles, pero hubo un momento en que ni siquiera podíamos hacer un partido de entrenamiento porque teníamos cuatro jugadores disponibles en la semana. Todos los demás tocados o lesionados. Sí, nos quedaban cuatro. Estábamos todo el tiempo entre algodones”.

El atleta Brayan Jara, reciente medalla de plata en el Sudamericano U20 de Lima, indicó que “ha sido difícil planificarse como uno quisiera. Más el año pasado que este 2021 porque al menos esta temporada estamos teniendo más competencia. Estuvimos casi un año donde no podías hacer ningún plan de trabajo a largo plazo y eso hace que debas ser precavido, no exigirte tanto, evaluar cómo vas. Todo era a corto plazo. Si sabes manejarlo evitas lesiones”.

El especialista en los 1.500 metros añadió que “ahora ya se puede salir más, hay harta competencia fuera del país y hasta el tema de las burbujas se ha ido eliminando en algunas partes. Ahora estoy en Lima y no hay burbuja, solo hay que llegar un día antes y cumplir los protocolos en un deporte que te permite mucho distanciamiento social. Personalmente he tenido hartos problemas por el Covid, a mí también me dio y me ha cambiado hartos los tiempos, ha sido desafiante”.

Etiquetas