Cultura y Espectáculos

Primer libro de Fernanda Alarcón: El abuso sexual escrito por la pluma valiente de quien lo sufrió

Presentación de “A mí también” fue distinta a cualquier otra: escalofriante y muy esperanzadora.

Por: Paulo Inostroza | 17 de Mayo 2019
Fotografía: Mauricio Morgado

“Cuando niña miraba una piedra y sentía que valía más que yo. Pensé que no sería nada en la vida, pero bueno… Aquí estoy”. Fernanda Alarcón presentó su libro “A mí también” y lo hizo erizando la piel a todos los presentes, en el auditorio de la Universidad Santo Tomás. Porque les hizo ver a todos que el tema del abuso sexual es demasiado cotidiano y cercano, pero también por su admirable entereza. “A los dos años me partieron el corazón. Me costó juntar todos esos pedacitos para ser la que soy hoy”.

Tiene 33 años y asegura que a los 30 no pudo callar más. “Sufrí abusos y violaciones desde los 2 a los 14 años. Fue alguien cercano, como casi siempre ocurre. Un primo. Siempre quise escribir mi experiencia, pero sentía que le haría un daño a mi familia. Una se echa la culpa de muchas cosas. Leí libros de gente experta hablando de este tema, pero había un vacío, faltaba que lo contara alguien que lo vivió y sufrió. Es algo tan fuerte que nadie más podría explicar. A veces, el lenguaje se me quedaba corto para describir cosas tan horribles”, comentó.

Pero Fernanda no se rindió. En la UST estaban Julio Bascur y Raúl Hernández, dos profesionales que ayudaron a que su alma sanara. Estaban su pololo, parientes y gente que quería leerla.

“Este libro es mi primera felicidad en la vida. Siempre fui feliz por los hijos o el matrimonio de alguien que quiero, pero ahora siento que es por algo que estoy entregando. El abuso mata y yo quiero aportar salvando vidas, salvando infancias”.

Y tomó la bandera de lucha. Este libro, de 94 páginas, golpea, pero sobre todo instruye. Ayuda a que los padres detecten esos detalles que marcan la gran diferencia. Y, también, enseña cómo sanar, demuestra que es posible y verla de pie, hablando de lo que pasó y, sobre todo, de lo que debe pasar resulta reconfortante. Fernanda, que también trabaja en la PDI, advierte que “estamos haciendo más cosas al respecto. Es el tema que me mueve”.

Etiquetas