Cultura y Espectáculos

Pepo y sus adorables dibujos para niños

Se le daba fácil, qué duda cabe. Es que Pepo tenía una habilidad increíble para trazar figuras humanas y crear personajes. Eso lo aprovechó para dibujar tiernas niñas y niños que dieron origen, más tarde, a uno de sus más entrañables personajes: Coné, el sobrino del pajarraco.

Por: Diario Concepción | 21 de Abril 2019
Fotografía: Cedida

Luis Yáñez Morales
Periodista e impulsor de Pepo es de Conce

No es por ser latero, pero todos sabemos que Pepo (que es de Conce) le debe su fama a Condorito. Sin embargo, el pajarraco nació en 1949 y René Ríos Boettiger ya era famoso, con una carrera consolidada que se inició a los 21 años, en julio de 1932, cuando se unió a la revista Topaze.

Desde ese momento trabajó en varias publicaciones en forma paralela mostrando su talento en portadas y en interiores. Sin embargo, fue en la revista El Peneca donde mostró sus grandes dotes de caricaturista de personajes infantiles. También dibujó caricaturas para textos de estudios y para novelas para niños como “Las vacaciones de Toño” impresa en 1953.

Esa habilidad nació algunos años antes en su natal Concepción. Según cuenta Pedro Peirano, su primera obra publicada fue un dibujo de un niño que vendía diarios en la calle. “Lo primero fue la caricatura de un canillita que su mismo padre llevó, henchido, al diario El Sur. Era una humorada, claro. El dibujar no era bien visto, menos para el hijo de un doctor reputado. “No es una profesión seria. Es algo destinado a la risa”, señaló René Ríos Guzmán, médico y uno de los fundadores de la Universidad de Concepción”. Más tarde surgió la caricatura de “Fernando hace la Cimarra” basada en un primo suyo y que también apareció en El Sur.

Pero volvamos a El Peneca

Como indicaba su subtítulo original, El Peneca, de la Editorial ZigZag, fue un semanario ilustrado para niños que se publicó desde el 23 de noviembre de 1908 hasta 1960 los días sábado en Chile.

En su época de oro, esta publicación aumentó su tiraje de 9.000 a más de 200.000 ejemplares por edición y se distribuyó por casi toda Latinoamérica.

Sus hermosos dibujos de portada e interiores hicieron soñar a nuestros abuelos y bisabuelos cuando eran niños o niñas. Si bien grandes dibujantes, entre ellos Pepo, mostraron su sello en sus páginas de principios de siglo, fue el gran “Coré” o Mario Silva Ossa, el gran artista que brilló en esa época de oro del semanario.

En 1950, lamentablemente, este joven artista, nacido en San Fernando, falleció en trágicas circunstancias. La leyenda cuenta que iba distraído dibujando en su block y no se percató del tranvía en movimiento que le quitó la vida a los 37 años.

Desde ese momento Pepo asumió el protagonismo de las portadas con dibujos de niños adorables, conformas armoniosas y tiernas. Las bromas eran sencillas, pero divertidas para el entendimiento del público infantil. Eso le dio un nuevo aire a la revista, lo cual no evitó que una década más tarde dejara de editarse.

¿Ugenio o Coné?

Sin embargo, con Condorito ya en plena marcha, Pepo no pudo dejar pasar la posibilidad de volver al dibujo infantil con la creación del adorable Coné, que apareció por primera vez en la revista Condorito 22, de diciembre de 1967.

Allí, en un chiste donde el sobrino del pajarraco sale a “pata pelá”, Condorito cuenta por qué se llama Coné. Se llama así porque cuando lo llevó a bautizar, le dijo al padre Venancio que se llamaría “Ugenio”. El sacerdote, pensando que se refería a “Eugenio”, le respondió: “¡con “e” será pues, hijo!”, a lo que Condorito respondió “¡bueno padrecito, como usted quiera…!” y así quedó bautizado como Coné.

Los buenos resultados del nuevo personaje dieron origen más tarde a Yuyito y a otros protagonistas infantiles que acompañaron al pajarraco en su revista, Sin embargo, años más tarde, se editaron publicaciones dedicadas a Coné y a su universo. La primera temporada partió en 1983 y duró 9 años con ediciones propias. Estas volvieron en el 2007 y se mantuvieron hasta que en febrero de 2019 quebró Televisa, y con ella se terminaron, lastimosamente, las revistas Condorito y Coné.

Pero como todos sabemos, el universo del pajarraco nunca morirá, mientras existan chilenos que valoren sus trazos y a su creador Pepo. Esta historia continuará…

(Artículo parte de la campaña ciudadana fb.com/PepoesdeConce)

Etiquetas