Cultura y Espectáculos

Radiografía visual por las arpilleras de una incansable viajera

Utilizando esta antiquísima técnica, la artista María Lorena Figueroa retrata la diversidad de nueve regiones del país, siendo la comunidad también parte esencial de esta interesante muestra.

Por: Mauricio Maldonado | 20 de Abril 2019
Fotografía: Raphael Sierra P.

Nueve relatos, que resumen y retratan visualmente a nueve regiones del país, teniendo como soporte la arpillera, es lo que por estos días cubre las paredes del Punto de Cultura Federico Ramírez.

Se trata de la muestra “Territorios. Bitácora textil de una forastera”, realizada por la artista María Lorena Figueroa en distintas localidades del país entre los años 2008 y 2019, relatando historias culturales y conflictos sociales a través de esta técnica de tejido artesanal. “Mi abuela me enseñó a hacer arpilleras cuando pequeña y me reencuentro con estas haciendo collages textiles propios, me di cuenta que podía retratar y dejar registro de lo que observaba y recordaba utilizando la arpillera como material artístico de soporte”, comentó la artista oriunda de Yumbel.

En detalle, lo expuesto por Figueroa incorpora nueve registros de las regiones de Arica y Parinacota, Los Lagos, Antofagasta, Bío Bío, Maule, Los Ríos, Atacama y O’Higgins, cada una de los cuales habla, a través del bordado y el collage, acerca de un tema o lugar específico propio de cada región, como por ejemplo, el Mercado de Talca o iglesias de Chiloé. Trabajo en que utilizó, entre otras cosas, telas, lanas, mostacillas, botones, piedras, crin, semillas y lentejuelas. Además, incluye una arpillera hecha con la comunidad en toma de los Tres Pinos en Tomé, pescadores y algueras recientemente desalojados.

En esta línea fue lo que también realizó la artista durante el 8 al 12 de abril pasado, en que realizó una invitación abierta a participar de un taller de bordado reflexivo, cuyo objetivo era trabajar en forma colectiva un bordado y collage textil sobre una arpillera con un mapa territorial del Concepción Metropolitano, considerando el río Bío Bío y también el borde costero de la provincia, para levantar una cartografía de sus zonas de conflicto, hitos naturales y culturales. Trabajo que igual fue puesto e integrado a uno de los muros del Punto de Cultura. “Resultó algo súper significativo y también entretenido. Participaron alrededor de 17 personas de todas las edades y ambos sexos, además de 55 alumnos de Cuarto Medio del Instituto de Humanidades. Los sitios bordados fueron algunos espacios de memoria, otros de carácter natural como los humedales, Ramuntcho, la Desembocadura del río Bío Bío, la ballenera de Chome y también sitios históricos patrimoniales como el Foro de la UdeC, el Ramal Corto-Laja, entre otras”, destacó Figueroa

Etiquetas