Cultura y Espectáculos

Marcia Orellana analiza su periodo al frente de la seremi de Cultura

Por: Mauricio Maldonado | 11 de Marzo 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Hoy, la Seremi(s) de Cultura vive su último día en la cartera. Un período intenso donde se avanzó de manera sólida en infraestructura cultural, participación ciudadana y financiamiento, entre otras cosas. Al momento de analizar su legado, sin dudas destacará el haber conseguido que el Teatro Regional sea incluido en la glosa de aportes directos, que entrega el Estado a instituciones culturales. 

“Me voy agradecida y contenta, valió la pena todo el esfuerzo”. Así resume Marcia Orellana, Seremi(s) de Cultura, lo logrado en sus 4 años de gestión al mando de esta cartera que hoy llegan a su fin.

Un período intenso y cargado de importantes avances en distintas líneas y frentes. Testigo en primera línea de varios procesos largos y que resultaron plenamente satisfactorios. “Logramos establecer proyectos estratégicos como Región, y hoy en día me siento bastante satisfecha de haber avanzado en ello”, acota.

Uno de estos, y que sin duda destaca, es el ámbito de la infraestructura cultural local. Una demanda constante por parte de los creadores era la falta de espacios para presentar sus trabajos o para poder crearlos, siendo subsanados, en parte, por los siete centros culturales desplegados a lo largo y ancho de la Región, apoyados por el otrora Consejo de la Cultura y las Artes. “Lo que hicimos fue visibilizar estos centros culturales con las comunas artísticas, lo que permitió que no todo se concentrara en Concepción, todo se ha ido descentralizando fuera de la capital regional. Claramente, el ámbito de la infraestructura fue uno de los proyectos estratégicos y sellos de nuestra Región”, señaló Orellana.

Una red de espacios culturales que se ve coronada con la reciente inauguración del Teatro Regional. Espacio en que también se refleja esa descentralización cultural, ya que “es una de las primeras infraestructuras de esa envergadura -casi 10 mil metros cuadrados- que cuenta con financiamiento para su operación. Que cuente con un apoyo de recursos permanente, vía Glosa Presupuestaria del Estado, fue una señal de descentralización importante, un tremendo logro regional”.

Otro aspecto que destacó la Seremi(s) de su administración es haber sacado adelante el programa “Expresión Bío Bío”, el cual se puso en marcha a mediados del 2017 y cuenta con financiamiento, por parte del Gobierno Regional, para tres años más.

“Es un proyecto a largo plazo, cuyo objetivo es fortalecer el trabajo de las orquestas juveniles e infantiles de la Región, ámbito que el Bío Bío tiene una vocación y sello propio. Además, contempla formación en artes escénicas y de público. Este último aspecto igual significó una marca y preocupación constante de este período administrativo”, dijo la autoridad.

La unión hace la fuerza

Importante resultó también la consolidación y construcción de la Política Cultural 2017-2022, la cual fue el resultado de un trabajo participativo de distintos agentes artísticos y culturales de la Región, lo mismo con lo realizado con la consulta indígena. Además, junto a ello destacó todos los procesos realizados con las respectivas áreas artísticas, que tuvieron entre sus resultados, por ejemplo, proyectos como el Festival de Teatro Fío Fío y el Festival de Danza.

“Todo ha sido participativo, diseñado por la comunidad artística a propósito de lo que necesitaban en particular y con el diagnóstico que teníamos de la Región”, manifestó Orellana.

En este mismo sentido, y muy a la par con la participación, la Seremi(s) destacó el trabajo colaborativo entre los propios artistas. “Diría que la comunidad artística ha avanzado en desarrollar trabajos mancomunados y asociativos con un fin mayor, a mirarse y proyectarse como Región”.

A nivel general, Orellana señaló que “como balance diría que hemos consolidado un relato cultural en la Región, y eso que va asociado a todas las acciones hechas y que se vinculan unas con otras, hace que el Bío Bío se visibilice mucho más y que sea mirada desde el punto de vista cultural”.

Por último, y como gran tarea para la siguiente administración, se encuentra poner en marcha el cambio de Consejo a Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el cual entró en vigencia el pasado 1 de marzo. “Es un tremendo logro y un proceso que también me tocó vivir de cerca y de mucha opinión, participación, reflexión y debate. Pone a la cultura en otro estándar y con financiamiento independiente, sin estar enlazado con el Ministerio de Educación. Más que pena y nostalgia, me voy con alegría de que esto se haya concretado y unido todas las voluntades para que hoy sea una realidad”, concluyó Orellana.

Etiquetas