Ciudad

Ministro Larraín compromete mejoras para centro Sename de Coronel

El secretario de Estado compartió con los adolescentes en una de las casas. Aseguró que habrá cupos en programa de reinserción laboral y arreglos a las viviendas.

Por: Carolina Abello | 02 de Agosto 2019
Fotografía: Cedida

En una visita calificada como histórica, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, recorrió por una hora el Centro de Internación Provisoria y Régimen Cerrado (CIP-CRC), de Sename, lugar que ha estado en el ojo del huracán desde hace dos años, al menos, por la gran cantidad de incidentes registrados en el lugar, los que van desde adolescentes y funcionarios intoxicados con alimentación en mal estado, ingesta de vidrio molido, agresión a funcionarios, riñas y numerosos intentos de suicidio.

Nunca antes un secretario de Estado se había tomado tanto tiempo para recorrer el recinto. Sin aviso previo a los medios de comunicación(de hecho, Diario Concepción fue el único que cubrió esa visita), Larraín llegó al lugar, que data de 1999 y cuya deficiente infraestructura ha sido denunciada por años en los informes de la Comisión Interinstitucional de Supervisión de Centros Privativos de Libertad.

A la salida, Larraín reconoció que hay preocupación por la compleja realidad del recinto, “y hemos estado atentos a ver cómo se recupera. Por eso, quisimos conversar con los jóvenes y ver su realidad”.

El problema más complicado es su infraestructura, ya que el proyecto de conservación ya tuvo dos licitaciones fallidas: una porque la empresa superó el presupuesto estimado y, la segunda, al no haber oferentes. Por eso, el proyecto debió reevaluado y hoy el Sename revisa las observaciones realizadas por el Gobierno Regional, que debe aprobarlo para que se abra una tercera licitación.

“Hay cosas que no dependen del trabajo que aquí se está realizando, como las condiciones de habitabilidad. Lamentablemente el proyecto fue declarado desierto por errores en los cálculos y diseños que tenemos que corregir y entiendo que se han tomado las medidas para que esto no vuelva a ocurrir. Creemos que el clima interno está en parte determinado con las condiciones físicas y un medio duro y opresor no ayuda a la rehabilitación”. Por eso, adelantó que con fondos de Sename se realizarán mejoras al recinto, en especial a las casas donde viven los jóvenes, aunque se manifestó confiado en que esta vez sí se concretará el proyecto de conservación del recinto.

“Creemos que se han tomado las medidas para que la próxima licitación tenga los recursos suficientes, por lo que esperamos tener este proceso resuelto este año y que podamos construir el próximo”.

Larraín anunció que habrá cupos para estos adolescentes en el Proyecto +R en este segundo semestre, el que permite capacitar e insertar laboralmente a quienes han estado privados de libertad, disminuyendo de esta manera la reincidencia.

“Esto lo conversábamos con los jóvenes y lo que a ellos les preocupa es que pasará después. Tenemos que ayudarlos con más educación o vía capacitación en oficios con un empleo garantizado durante un tiempo, que es lo que hace este proyecto”.

Larraín aseguró que “no es un tema fácil” bajar el tema de las agresiones en el recinto, “porque hay jóvenes que tienen problemas de salud mental, adicciones y vienen de hogares conflictivos, por eso, en el nuevo servicio, lo que pretendemos es que se trabaje en forma individual en cada niño y adolescente”.

La visión de los gremios

En la visita, los dirigentes de Gendarmería y Sename pudieron plantear sus inquietudes al ministro, con respecto a las dificultades de su trabajo diario.

Benito Saravia, dirigente nacional de la Asociación de Funcionarios Penitenciarios (Anfup), dijo que informaron las falencias que hay en el perímetro externo del recinto, ya que los adolescentes imputados reciben droga vía aérea desde el exterior, “y le pedimos que haya un proyecto de inversión para que el perímetro sea seguro, y que se evite el ingreso de drogas por esa vía”, por lo que podría replicarse un proyecto que se hizo en Chillán, donde se rodeó el recinto con mallas.

Alejandro Saavedra, presidente de Anfur Bío Bío, y Raúl Fuentealba, presidente de Antrase Bío Bío, le entregaron una carta con las peticiones que tienen como gremio, “pero él estuvo en las casas, en los patios y pudo ver las deficiencias que tiene el centro”, dijo Saavedra, mientras que Fuentealba aseguró que el mismo “pudo comprobar las situaciones que vulneran los derechos de los jóvenes, como que convivan en la misma casa imputadas y condenadas”.

Etiquetas