Carta al director

La guerra que no fue (y otros relatos médicos)

Por: Diario Concepción | 08 de Marzo 2018

La guerra que no fue (y otros relatos médicos), que inaugura la Colección Diversidad de Editorial Confinsur, es especial por varios motivos.

En primer lugar, es uno de esos raros casos en que redacción y estilo no ameritan ninguna corrección, y esto –lo corroborarán quienes trabajan en el mundo editorial– es notable. El estilo sobrio y depurado del Dr. Otero se agradece en los tiempos de los 140 caracteres, y nos regala con una narración limpia y refinada.

Segundo, es un libro lleno de encanto y nostalgia, donde vamos recorriendo una serie de historias médicas de una época que ya se ha ido, y de prácticas de la Medicina que sin duda ya no tendremos ocasión de ver.

Relatos claroscuros, agrios y dulces, humanos como la vida misma, cuando ser médico era en sí mismo un acto de fe y servicio al prójimo.

Atisbamos a través de estas páginas una época que quienes la recordamos, la extrañamos. Cuando la vida tenía un ritmo tranquilo, pausado, cuando las relaciones interpersonales eran amables, cuando el respeto y la mesura en el actuar y en el hablar eran la moneda de cambio.

La modernidad nos ha traído cosas bellas y útiles, pero esperamos que ella aporte y conserve los valores que representan actitudes de vida y decisiones individuales y sociales: la solidaridad, la paciencia, la rigurosidad, el placer del trabajo bien hecho.

Es grato recordar, es agradable que formas de vida persistan en las páginas de un libro. Y este libro nos regala historias que capturan una cierta visión de la Medicina, del médico y del paciente, que esperamos van a deleitar a los más jóvenes y todos aquellos que inician su camino en la Medicina y en las Ciencias de la Salud.

En estas páginas se esconden recuerdos y memorias, sutiles ironías, algunas remembranzas tristes, historias vigentes. Es un libro vivo, agradable, personal e íntimo, que abre a una ventana al pasado para retomar el futuro con un sentido más amable y solidario, como una advertencia de que la vida no debe perder su esencia interior.

El libro fue lanzado ayer en el Colegio Médico y se encuentra a la venta en Librería Jotalibros, Diagonal P. Aguirre Cerda 1265 Local 2, Concepción.

 

Mariana Soto

Editora General

Editorial ConfinSur

Etiquetas