Economía y Negocios

Emprendedor quiere revolucionar el sistema de entrega a domicilio

Por: Edgardo Mora | 05 de Julio 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Vicente Barros, ingeniero civil industrial de 25 años creador de la Apps instadelivery, promete llegar hasta la puerta de su casa con la comida de su restorant favorito sólo por $2.000 adicionales. Es una propuesta, dijo, única en Latinoamérica al optimizar los procesos a través de economías colaborativas.

Un poco tímido, pero convencido de su emprendimiento se mostró Vicente Barros, un joven ingeniero civil industrial de 25 años creador de la Apps instadelivery quien sentenció: “lo que buscamos es revolucionar el mercado de las comidas a domicilio tanto a nivel nacional como internacional”.

A su corta edad, Barros ya tuvo la experiencia de haber participado en una start up y también, ya cuenta con un “padrino” de peso en Bío Bío y a nivel nacional como es Daniel Jiménez, Chairman del grupo de empresas Mallconnection y miembro de algunos fondos de inversión en el que participan reconocidos empresarios nacionales e internacionales.

– ¿En qué consiste tu emprendimiento?

–  Mediante el uso de las tecnologías y el desarrollo del concepto de las economías colaborativas buscamos revolucionar el mercado de las comidas a domicilio tanto a nivel nacional como internacional para lo cual creamos una plataforma tecnológica que permite a los usuarios (PC, Android e iOS) pedir su comida a domicilio de sus restaurantes favoritos, lo que se conecta con repartidores independientes que llegan con el pedido en menos de 35 minutos.

– ¿Cuáles son los aspectos centrales de la propuesta?

– Buscamos que se optimicen los tiempos que los restoranes tienen en sus cocinas y, a su vez, como valor le entregamos al repartidor la oportunidad de hacer más eficientes sus tiempos ociosos. Hay que recordar que hoy día existe una alta tasa de crecimiento del delivery, alrededor del 15% anual y a pesar de esto aún existe mucho espacio para crecer en lo que respecta al servicio a domicilio por parte de los restoranes.

– ¿Cómo nació la idea?

– Partió de una necesidad personal, tengo tres hijos y estaba estudiando y trabajando por lo que no tenía tiempo para cocinar entonces siempre pedíamos comida a domicilio y la mayorías de las veces tuvimos una mala experiencia dado que se demoraban más de dos horas o no llegaba la comida . También mientras terminaba la universidad ingresé a una Start Up sobre delivery de comida enfocado a los almuerzos de oficina que es distinto a los requerimientos de las personas que ya están en sus casas. Así nació esta iniciativa de llevar nuestra solución a este nicho de mercado.

– ¿Cómo proyectas el escalamiento del negocio?

– Partimos modelando el negocio en Viña delMar, luego nos expandimos a Reñaca y Concón con el fin de validar el modelo que efectivamente funcionó y que existe demanda por parte de los clientes, entonces ahora queremos seguir expandiéndonos ofreciendo nuestros servicios en Concepción y Santiago para luego escalar internacionalmente.

– ¿Cuáles han sido y serán los requerimientos de inversión?

–  Nos acabamos de adjudicar un fondo de $60 millones a través de una aceleradora y ahora buscamos una co-inversión para este fondo también de $60 millones adicionales para partir con las operaciones en Santiago y Concepción, para posteriormente realizar una nueva ronda de financiamiento para escalar.

– ¿Cuántos empleos se generarán aproximadamente?

– Ya damos cerca de 50 empleos en la quinta región y esperamos de aquí a un año dar empleo a más de mil repartidores.

– ¿Con cuántos restoranes quieren llegar a trabajar?

– En principio queremos llegar a mil restoranes en Chile.

– ¿La apps ya está funcionando?

– No aún no la lanzamos porque  estamos en negociaciones para la integración con Transbank, por lo que esperamos lanzarla de aquí a un mes.

– ¿En qué se diferencian de otras aplicaciones similares?

– Nuestra amplia y variada oferta para nuestros clientes, desde comida italiana, peruana, mexicana hasta comida casera. Básicamente, es contar con delivery de lo que no está aún en el mercado desde la web, smartphone o iPhone. Además de optimizar los procesos a través de economías colaborativas.

– ¿Cuáles son los costos para el cliente?

– El usuario final pagará lo mismo que como si estuviera en el restorán, porque no le subimos los precios a la carta. Sólo paga $2 mil correspondiente al repartidor por el despacho.

Etiquetas