Política

Martín Zilic: “Es preferible perder la cabeza en una pelea con Santiago que la confianza de la Región”

El ex jefe del Gore durante la administración Frei pone en perspectiva los magros números del presupuesto local, apuntando a la falta de cohesión en un Bío Bío cada vez menos líder a nivel país.

Por: Javier Cisterna | 07 de Octubre 2018
Fotografía: Archivo

“Es dramático porque da la impresión de que el presupuesto está bajando prácticamente en un 50%, cuando la población real que se fue con Ñuble es bastante menos. Hay que generar en el Bío Bío un conjunto de actores que hagan fuerza para hacerle entender al gobierno central que necesitamos recursos”, postula el ex intendente regional (1994-2000) Martín Zilic.

El otrora jefe del Gore durante la administración de Eduardo Frei se suma a las reacciones por la acentuada disminución en el erario local que La Moneda propuso para la zona de cara a 2019. En su opinión, los 76 mil 490 millones destinados al Bío Bío – el presupuesto más bajo desde 2014- son un signo del escaso poder de negociación que hoy ostenta una Región disminuida.

Sin embargo, subraya, hay tiempo para revertir el panorama. Eso sí, solo con unidad política y gremial.

¿Considera que faltó liderazgo en la Región por la discusión presupuestaria?

– El liderazgo lo hemos manoseado tanto. ¿Qué es el liderazgo hoy? No es una persona. Si le quieren echar la culpa al intendente yo creo que la culpa no es del intendente. El problema aquí es de la Región completa. Estuvimos en Erede, todos planteando que hay que dar el gran salto, el intendente diciendo que queremos ser la mejor Región de Chile. Eso es lo que tenemos que hacer. Tenemos una cantidad importantísima de casas de estudio. Bueno, me falta el lugar físico donde se están reuniendo todos estos líderes de opinión, por tanto, el liderazgo es transdisciplinario, es de participación de todos los actores. Ahí está. Si todos los líderes de las universidades, del empresariado regional y de las comunas estuvieran exigiéndole al Gobierno descentralizar y darles más aporte a las regiones, yo creo que el Gobierno nos escucharía.

¿Eso se hacía cuando usted era intendente o es una mirada futura?

– A mí me tocó ir a discutir el presupuesto a Santiago, en La Moneda, y a Valparaíso, en el Congreso. Esas instancias no se pueden perder. Yo vuelvo a insistir. Aquí en la Región debiéramos estar todos tras esto, debiéramos haber previsto que se iba a producir esta catástrofe. Yo creo que el nivel central siempre que puede les saca plata a las regiones, por lo tanto, era predecible que dijeran “mire, como la Región del Bío Bío perdió una parte importante de su población, saquémosle la mitad, porque ahora hay dos regiones”. Esa es la lógica del gobierno central. Aquí hay dos regiones entonces dividamos por dos la Región.

– Cuesta imaginar a un intendente discutiendo el presupuesto regional con el Presidente, su jefe, quien lo puso ahí para representarlo.

– El intendente tiene dos sombreros: es el representante del Presidente de la República, pero además él es Presidente del Gobierno Regional. Ahora, es tremendamente complejo cuando el intendente no es amigo personal del Presidente. No me gusta poner el ejemplo nuestro, de 1994 a 2000, porque yo era amigo del Presidente (Frei), tenía una llegada directa con él. A mí me daba lo mismo lo que dijeran los ministros, porque el Presidente mandaba a los ministros y el Presidente nos entregaba el poder en la Región de ser más que sus ministros. Teníamos línea directa con el Presidente y eso hoy no sucede. Hoy el poder central es central y eso lo escucho en la oposición y el Gobierno.

– El diputado y ex intendente Tohá dijo que hay que estar dispuesto a poner el cargo a disposición por los intereses de la Región. ¿Comparte?

– Ese es el tema. Para que tú tengas el poder tienes que tener la participación de la ciudadanía. Yo me reunía con los alcaldes sistemáticamente y les pedía que hicieran fuerza conmigo, les pedía a los empresarios, teníamos una relación estrecha. Y para qué, para pedir a nivel central. Yo en eso quiero apoyar al intendente. Si quiere ir a pelear, vamos a pelear a Santiago. Y si no lo quieren dar (el presupuesto), está la idea que propone Jaime Tohá. Hay que meter presión. Nosotros peleábamos para que la cosa fuese así. Si tú logras respaldo comunitario puedes decirle al Presidente “usted me dio dos misiones: gobierno interior y Presidente del Gobierno Regional para que desarrolle a la Región, y con el presupuesto que me está dando hoy no puedo hacerlo”.

– ¿Cree que con esto Bío Bío y Concepción extravían definitivamente la posibilidad de sostenerse como las segundas a nivel nacional y el contrapeso natural a Santiago?

– Así es. Yo creo que Ñuble Región tiene ventajas para Ñuble, pero el no haber generado una ley que permita la asociatividad de las regiones va a generar esta atomización, que le ayuda a Santiago y no a las regiones. Tenemos menos fuerza para pelear con Santiago. Si el intendente de la Región del Bío Bío, que es una persona que tiene trayectoria en el mundo político, que tiene un partido grande detrás que lo apoya, tiene dificultades para pelear a nivel central, imagínese.

– ¿Hay que acostumbrarse a ese nuevo escenario?

– Hoy tenemos menos fuerza para pelear con el nivel central que lo que teníamos antes. Está claro. Una región más chica, con menos habitantes, con menos poder parlamentario también. Tras la próxima elección parlamentaria, ¿vamos a ser más fuertes o más chicos? Vamos a ser más chicos. Yo lo he dicho muchas veces: el traspaso del poder nunca ha sido gratis. El poder se gana peleando. No hay vuelta. La historia lo dice así. El poder central no va a entregar ninguna cuota de poder, ninguna, si no es por la unidad de las regiones que van a ir a pelear. Yo le hago un llamado a los partidos políticos, a buscar la unidad para ir a pelear a Santiago y darle todo el apoyo al intendente para que vaya a pelear. Si no, es preferible perder la cabeza en una pelea con el nivel central que perder la confianza de la Región. Yo espero que el Presidente entienda esa lógica, porque de lo contrario va a generar más conflictos regionales que apoyos regionales.

– No quiere personalizar, pero, ¿de dónde puede emerger el liderazgo que falta?

– Yo no sé si es factible que salga de la Intendencia o no, no lo sé, pero de algún lado tiene que salir. O sale de los empresarios, o sale de las universidades o salimos todos. Lo ideal sería que saliéramos todos. Los parlamentarios también. Los parlamentarios de regiones son más que los parlamentarios del nivel central. Jacqueline van Rysselberghe es presidenta nacional de la UDI, debiera ser la primera gritando en la plaza.

Etiquetas