Opinión

Voluntariado universitario, formación fuera del aula para la vida

Por: Diario Concepción | 10 de Agosto 2019
Fotografía: Cedida

La solidaridad es parte de la identidad del chileno y nuestros jóvenes generalmente destacan y nos llenan de orgullo, sacando lo mejor de nuestra idiosincrasia a través de las diferentes acciones en respuesta a catástrofes, problemas sociales o medioambientales. Sin embargo, muchas veces se habla de una tarea pendiente: la de educar para luchar contra la desigualdad y, en este sentido, cada vez más instituciones públicas o privadas nos sorprenden con actividades o propuestas de carácter social de alto impacto y grandes inversiones para su desarrollo, que movilizan a numerosos jóvenes voluntarios… La pregunta es ¿cumplen con esta responsabilidad?

La verdad es que se debe realizar una autocrítica al momento de evaluar estas situaciones y utilizar el concepto de “terminar con la desigualdad” construyendo una vivienda para una familia, o arreglando una plaza, pintando los murales de una comunidad, etc. Las intervenciones en este tipo de acciones deben poseer continuidad, vincularse muchas veces a un sector o una comunidad y generar un trabajo responsable a largo plazo a fin de observar resultados concretos en la superación de las dificultades que el lugar a intervenir pueda presentar o que sean descifrados desde un diagnóstico construido en conjunto.

Construir una vivienda es una gran obra para los involucrados, pero ¿es más importante que ver aprender a leer a una persona de 40 años, o entregarle capacitaciones para el desarrollo personal a una dueña de casa para la creación de su Pyme? Todas las obras a realizar en esta línea tienen un alto impacto, sin embargo, el desarrollo continuo y focalizado nos permite visualizar un impacto y evolución tangible de lo impulsado y sentir el aporte que estamos generando.

La tarea del voluntariado es y debe ser a largo plazo. El voluntario es un agente de cambio y brindar a los jóvenes este tipo de instancias durante su formación académica, con herramientas y habilidades que no necesariamente puede practicar y ejercer en aula es la manera formar un agente de cambio comprometido con su país desde lo que puede aportar el día de mañana con las herramientas académicas y profesionales que la institución puede otorgar.

El compromiso de cambiar el mundo es hoy y la responsabilidad de hacerlo es nuestra y está en toda vereda de la sociedad, donde la educación superior debe ser una de las puertas más importante para ingresar a este desafío. Ese es nuestro sello desde nuestros valores institucionales, poder formar profesionales con una visión real y crítica de nuestro entorno pero que se ocupen desde lo constructivo.

 

Eduardo Quinteros
Director General de Desarrollo Estudiantil
Universidad Andrés Bello
Sede Concepción

Etiquetas