Opinión

La múltiple discriminación

Por: Diario Concepción | 01 de Agosto 2018

Entre las muchas y variadas discriminaciones hacia las mujeres, hay que agregar un factor menos conocido y tampoco debatido: el riesgo a ser discriminada o sufrir abuso aumenta para la mujer con alguna discapacidad. Está demostrado que las mujeres con estas características padecen mayores posibilidades de desempleo y que, de tenerlo, suelen cobrar salarios inferiores a los hombres. Casi no cuentan con programas o servicios de salud y prevención específicos para atender sus necesidades y que representan un sector social expuesto a un mayor riesgo de sufrir abuso sexual y físico o ser sometidas a actos de violencia.

Lo anterior, genera daño hacia la propia estima personal, las expone potencialmente ya que, víctimas del aislamiento, los prejuicios y la exclusión social, quedan varadas en una zona marginal. Incluso se ven aisladas dentro de los propios colectivos de mujeres y con ello de la posibilidad de acceder y de conocer sus derechos.

En el caso de las mujeres con discapacidad física, los daños lógicamente se incrementan, porque la sociedad impone una tiránica relación entre la funcionalidad y la estética del cuerpo con las posibilidades de desarrollo social. De esta manera, estas mujeres sufren por la imagen distorsionada de un modelo inalcanzable, afectando su deseo de superación y autovaloración. Todas las experiencias y expectativas que las mujeres con discapacidad van tejiendo a lo largo de su vida, quedan impregnadas en función de los postulados de aceptación y realización impuestos desde afuera por un modelo cruel y cada vez más inalcanzable. Como se observa, la discriminación tiene infinitas caras.

AQUINO

Etiquetas