Opinión

El abusado entorno de la Plaza Perú

Por: Procopio | 01 de Abril 2018

La comunidad penquista ya tiene asumido que tenemos una linda Rambla y la juventud  universitaria la ha convertido, sobre todo en horario diurno, en una natural extensión del patio de recreo, no tiene nada de malo, es una alentadora señal de paz, es grato ver a tanto joven repartido por todos lados, en grupos relajados, cada quien a su aire, una situación impensable en muchas latitudes.

Pero ese bien social merece mejor cuidado, lo que  todavía hace falta es comprender que la Plaza Perú y sectores aledaños es un punto crucial del perfil urbano, que pertenece a todos  y que está ubicado en frente del campus universitario más hermoso  de Chile. Ese es el aspecto polémico, no todos los locales y sus usuarios están a la altura de los cuidados, es cosa de mirar el piso, lleno manchas, mesas al lado de tachos de la basura a mal traer, arbustos que sobreviven por obra de milagro, o plantas que puso el municipio, desaparecidas por indiferencia.

Se ha planteado la posibilidad de mejorar el atractivo turístico de la capital regional, ciertamente hay algo mejor que hacer, los locatarios tienen una tarea por delante; observar la estética y la higiene con mayor rigor, cuidar el entorno como una obligación ciudadana, que de paso mejora su propio posicionamiento comercial.

El cuidado de ese sector tiene entonces, a lo menos, dos componentes, el primero es la continuidad con lo que se ha logrado en nuestra emblemática Diagonal, más la regulación estricta de las características que debiera tener un local para tener el privilegio de estar en tan favorable ubicación y en segundo, pero no en último lugar, la seguridad del sector y su preservación como un hito urbano del mejor nivel, un polo de atracción, no un sitio a evitar.

PROCOPIO

Etiquetas