Opinión

El infame diario de Gog

Por: Diario Concepción | 01 de Marzo 2018

El libro “Gog” (1931), del italiano Giovanni Papini, es un caso curioso de novela. Hay quienes ni siquiera lo consideran como tal, pues no tiene capítulos y  está formado por 70 relatos con escasa conexión entre sí. La obra, predeciblemente, parte con una cita del Apocalipsis (XX, 7): “Satán será liberado de su prisión y saldrá a seducir a las naciones, a Gog y a Magog”.

Un prolegómeno que no yerra demasiado respecto a lo que encontraremos en las páginas siguientes: el  narrador, de apellido Goggins (apodado Gog),   escribe desde el manicomio, y  revela que es (o fue) un multimillonario hawaiano, que quiere contar su fallida experiencia de tratar de conocer y entender el mundo.

A través de cínicas entrevistas a distintos personajes de su época (entre ellos el magnate Henry Ford, Ghandi, Lenin, Freud y Einstein), Gog, un ser despreciable y amoral, logra deslizar una crítica despiada a la sociedad de principios del siglo XX, no tan distinta a la que conocemos hoy.

El libro muestra en forma brillante las contradicciones y absurdos de quienes llevan las riendas del poder, develando también las flaquezas y los egoísmos de la sociedad,  las mentiras, las traiciones, el odio o la venganza, de un modo tan notable que el lector también termina sintiéndose parte, incómodo tal vez de lanzar una primera piedra que se le pueda devolver como un boomerang.

Citando al propio Papini, “Gog es, para decirlo con una sola palabra, un monstruo, y refleja por eso, exagerándolas, ciertas tendencias modernas. Pero esta misma exageración ayuda al fin que me propongo al publicar los fragmentos de su Diario, puesto que se perciben mejor, en esta ampliación grotesca, las enfermedades secretas (espirituales) que sufre la presente civilización”.

PIGMALIÓN

Etiquetas