Opinión

El peor tipo de lunáticos

Por: Diario Concepción | 03 de Diciembre 2017

Los científicos, una especie que parece capaz de los mejores logros y los peores también, si no se cuidan, han concluido que la Luna es tan rica en helio-3, un posible combustible para la fusión nuclear, que “podría resolver la demanda energética humana por alrededor de al menos 10.000 años”. Un grupo, que por el momento es mejor no mencionar, pero no de los nuestros- menos mal- ha exclamado tan extasiado como goloso; “la Luna está llena de recursos, principalmente minerales raros, titanio, uranio, que son muy escasos en la Tierra, y estos recursos podrían ser usados sin limitaciones”.

Las declaraciones tienen un contenido ciertamente ominoso. Para cualquier persona que entienda lo delicado que es el equilibrio ambiental, resulta evidente que, sin regulación, nuestro romántico satélite podría ser intervenido con fines industriales y con efectos difíciles de valorar, aunque posiblemente ninguno de ellos insignificante o inofensivo, el temido Efecto Mariposa de la teoría del caos: una pequeña perturbación inicial, podría generar un efecto considerablemente grande a mediano o corto plazo, lo que no debiera sorprender a los chinos, por ser de su antigua cultura el proverbio, “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” .

No ha habido acuerdo, desde la reunión iniciada el 14 de Marzo de 1978, impulsada por la ONU, concerniente al cuidado de la Luna y sus riquezas naturales. Se supone que se ha invertido en esto ingentes recursos materiales y humanos, aun así parece que nadie creyó en su momento que fuera trámite de relativa urgencia, por estar lejos. No ha bastado con la experiencia de la fiebre del oro en California, es como si el hombre estuviera condenado a repetir sus errores una y otra vez.

 PROCOPIO

Etiquetas