Opinión

Pertinencia Educativa

Por: Diario Concepción | 14 de Noviembre 2017
Fotografía: Diario Concepción

Ricardo Gouët Bañares
Presidente de la Cámara de La Producción y del Comercio de Concepción

Recientemente la Comisión Nacional de Productividad, CNP, realizó una gira por varias regiones de Chile en busca de opiniones y miradas respecto a qué tan acordes eran los currículos de la educación técnica. El objetivo de este recorrido era conocer de primera fuente; es decir, de los propios empresarios de los distintos sectores productivos, si lo que se enseña en las aulas responde a lo que el mundo del trabajo requiere.

Concepción fue una de las ciudades elegidas, y la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción, el gremio convocante para que la industria local y la academia entregaran sus reflexiones en torno a la realidad regional, recomendaciones que serán incluidas en el informe “Estrategia y Plan de Acción para el Desarrollo de Competencias y Habilidades en el Mundo del Trabajo”, un documento que emana de la Presidenta en su calidad de jefa de gobierno y que se publicará en enero de 2018.

El informe preliminar establece entre otros aspectos que en Chile se entregan alrededor de 5 mil títulos técnicos cada año y muchos de los contenidos abordados son tan disímiles entre una institución de educación y otra que hace imperativo generar una homologación de los planes de estudio que unifiquen criterios respecto a la calificación de los nuevos técnicos.

Para nadie es misterio que el mundo cambia de manera vertiginosa y que las aristas de la innovación son tantas que requieren de profesionales capaces de responder también a ellas como parte de sus competencias básicas”.

Los distintos sectores productivos locales reunidos con la CNP, coincidieron en que existe una falta de motivación en torno a quienes ingresan a la educación superior técnica. Una situación que no sólo tiene que ver con la mayor o menor pertinencia de los programas de estudio, sino que también involucra las inquietudes de los propios estudiantes.

Este último punto no deja de ser fundamental y prioritario, pues es urgente que como sociedad seamos capaces de despertar en las nuevas generaciones una mayor capacidad de adaptación y aprendizaje, que la educación sea vista como un vehículo para el desarrollo y crecimiento personal y comunitario, y de ese modo, sea significativo; es decir, que considere el acceso al aula como una oportunidad de cambio y mejora constante.

Hoy, nuestro país ha triplicado el acceso a la educación superior; sin embargo, la empleabilidad de los egresados debiera ser abordada como con la misma importancia que el ingreso a ella y para lograrlo el país necesita fortalecer el vínculo entre el sector productivo y la academia a fin de fortalecer la cadena.

Según ha planteado el director ejecutivo de la CNP, Joseph Ramos “en Chile tenemos múltiples pedazos de un sistema de técnico-profesional, pero los sistemas no conversan entre sí. Están desvinculados con el sector productivo. Hay que fortalecer todo el sistema y ordenarlo”. Ese es nuestro desafío entonces. Relacionarnos y conversar para mejorar y crecer.

Etiquetas